La resurrección de Inés: obturador
foto-ensayos-resurreccion-ines-barcelona-anos-50-34

Porque Inés posaba para nosotros, espectadores de hoy, allí, sentada sobre ese banco de piedra sobre un estanque, por encima de 55 años, por encima de la vida que tuvo que vivir y que es la vida que vivimos nosotros. Porque Inés somos nosotros que nos negamos a veces a mirar a la cámara en un gesto rebelde pero que salimos en las fotografías, en todas las fotografías, somos todos y de alguna manera intuíamos toda la carga de profundidad de ese gesto, de esa foto que había de atravesar el espacio y el tiempo para llegar hasta el aquí y el ahora, hasta nosotros, lectores, más allá de nosotros pues ese instante, como todos los instantes fotografiados, ha de sobrevivirnos a pesar de todo. Porque esta es una fotografía de la especie que nos muestra a nosotros mismos como habitantes del pasado, cuerpos recubiertos de piel, cuerpos con la sensación de la corporeidad, el calor debajo de la ropa porque ya luce el sol y calienta demasiado y ha sido necesario desprenderse de la chaqueta, el calor en el cuerpo y la sed y las ganas de fumar junto al estanque de aguas turbias y el marido de Inés que se aleja unos pasos, desenfunda su cámara instantánea, pide atención y una sonrisa, enfoca y aprieta sobre el obturador para inmortalizar el momento, una y otra vez, fotografiando siempre el mismo segundo.

Comentarios
Antonio

Responder

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies