Insectos en el Véneto: por la tarde
Insectos-Veneto-Venecia-tarde

Por la tarde.

 

Sobre las tablas que forman un embarcadero. La pareja llega en taxi, nos apartamos, allá van, bajo la diferencia de edad se esconden los enigmas. Sentados. Anochece. Tomaremos tapas en el campo de Santa Margarita, lugar ajeno al turismo en donde se solazan los venecianos. Veo el plano de la ciudad, aquí, el perímetro de las islas, el color azul de la laguna, el pez atravesado por el tracto intestinal. Se nutre en la estación, por el sedal llegan los visitantes. Hay rémoras junto al gran cetáceo, lugares de segundo orden en donde se depositan las sobras del alimento. Miríadas de microorganismos se agitan en las entrañas del monstruo envarado, malherido, el arpón en la médula. Delicia de putrefacción. Y hago caso a lo que me dice e interpreto, con otras palabras, su visión. Venecia sin zona metropolitana, sin ciudades dormitorio ni enlaces de carreteras, con las industrias y el continente en la bruma, unos kilómetros en la lejanía, parece rodeada de campos yertos, de mar infértil. Como aquellos pueblos sin bosques ni cauces fluviales que se individualizan en las mesetas.

Comentarios
Antonio

Responder

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies