Ramón Canela
Anonima-automocion-ramon-canela

Autos de lujo Ramón Canela.

Actividad: alquiler de vehículos de lujo.

Domicilio: Paseo Maragall, 70 y C/ Juan de Garay, 89, Barcelona.

Capturas de imagen en Google Street view: no se ve el negocio actualmente en Maragall ni en Juan de Garay.

Anonima-automocion-ramon-canela-maragall
Anonima-automocion-ramon-canela-Juan-de-Garay

Paseo Maragall, 70

Juan de Garay, 89

Huella en Google: encuentro numerosas referencias a Ramón Canela Piqué, propietario de la cadena de gimnasios DIR. Es probable que tenga algo que ver con la diapositiva, pues inauguró su primer gimnasio en el paseo Maragall, su barrio, en 1979. La empresa tiene su sede en C/ Industria, 90-92, entresuelo 6ª, 08025 Barcelona. Hay una jefa de prensa y redes sociales en la web del grupo DIR, a quien puedo preguntar.

Encuentro dos postales de esta empresa en venta en Todocolección.

Anonima-automocion-ramon-canela-ultimos-modelos
Anonima-automocion-ramon-canela-gran-lujo

Contacto: Hablo con la jefa de prensa el 14 de noviembre de 2016. Le explico sucintamente el asunto, pero no sabe si Ramón Canela tiene algo que ver con la empresa de alquiler de automóviles de lujo que da pie a mi acción. En todo caso, convenimos en que lo mejor es que le mande un correo explicándole mi proyecto para que ella pueda preguntar. Este es el correo:

“Hola:

Acabamos de hablar por teléfono.

Como te decía, soy escritor y estoy haciendo una investigación para un proyecto literario. Puedes ver parte de mi trabajo en:

www.palabraeimagen.com

Hace unos días compré una diapositiva publicitaria de la empresa RAMON CANELA, de alquiler de automóviles de lujo. Me pregunto si el Sr. Canela, actual propietario de DIR, tiene algo que ver, o su familia. Te mando el archivo con la imagen.

Mi objetivo sería contar muy resumidamente la historia de la empresa.

Muchas gracias por tu colaboración.”

Me contesta al día siguiente:

“Buenos días Antonio.

Tras realizar la consulta, te confirmo que se trata del padre del Sr. Canela. Si necesitas ampliar información como me comentas, danos un par de fechas e intentamos cerrarlo en la agenda.”

Y mi contestación:

“Muchas gracias.

Pues sí, me gustaría profundizar un poco más.

En cuanto a fechas, me es posible casi cualquier tarde. Por ejemplo, esta semana podría miércoles y jueves, y la siguiente todas excepto el jueves y el viernes

Sin embargo, si el Sr. Canela tiene muchas ocupaciones, también podría enviar mis preguntas por esta vía”.

 

“Buenos días Antonio.

El sr. Canela podría hoy a las 17,30 en nuestras oficinas (tienes la dirección en la firma). Si va bien lo agendamos.”

 

“Me parece bien.

Allí estaré.”

 

Así que la tarde del 16 de noviembre de 2016 me acerco hasta la sede de los gimnasios DIR, cuyo propietario es Ramón Canela Piqué. Me recibe él mismo, junto una colaboradora, directora de comunicación. Pasamos a una sala de reuniones y comienza una larga y animada charla de dos horas, hasta las 19,30, durante la que Ramón me contará la trayectoria empresarial de su padre y, en parte, también la suya.

Ramón Canela Solé nació el 23 de febrero de 1917 y está vivo. Esta es la primera sorpresa de la tarde, el saber que esta persona tiene 99 años y goza de buena salud dadas las circunstancias. Es natural del municipio de Anglesola, de la comarca de Urgel, Lérida. Siendo todavía niño, su familia se mudó a Santa María de Barberà, actualmente Barberà del Vallés, muy cerca de Sabadell. Como les pasó a tantos coetáneos, la Guerra Civil jugó un papel determinante en su vida, pues tenía 19 años cuando estalló, por lo que fue movilizado del bando republicano y se vio obligado a abandonar sus estudios en la Escuela Industrial de Sabadell. También, como les pasa a los ex combatientes, Ramón Canela Solé era reacio a contar sus peripecias y aventuras relacionadas con el conflicto, así que la memoria que queda de ellas es prácticamente inexistente. Solo el detalle de que, después de su finalización, fue destinado a Galicia para cumplir un largo servicio militar.

A su regreso, se empleó con unos parientes que se dedicaban a la compra y venta de animales de granja, pollos, gallinas, conejos, instalándose entre 1943 y 1944 en Huércal-Overa, al noreste de la provincia de Almería, desde donde recorría aquellas tierras comprando los animales que luego enviaba por ferrocarril hasta Cataluña. De vuelta en Sabadell, se casó en 1946, momento en que se instaló definitivamente en Barcelona. Fueron años de intensa actividad, como me cuenta Ramón. Su padre siempre fue un trabajador incansable y abnegado que montó varios negocios, como un bar en el barrio de Sants o una tienda de frutas y verduras en el bajo Guinardó. Hasta que tomó la decisión que cambiaría definitivamente su vida y la encauzaría hacia el mundo de la automoción: la compra de un taxi y su licencia a finales de los años 40. Fue también el momento en que la familia se instaló en la calle Juan de Garay, 89, en una vivienda unifamiliar de la Obra Sindical, dirección que todavía figuraba en la publicidad de su empresa de alquiler de coches de lujo en los años setenta.

Otro momento crucial en la vida de Ramón Canela Solé se produjo en los primeros años 50, cuando el gobierno sorteó cincuenta unidades del Renault Frégate, automóvil llamado popularmente “bañera”. Era un automóvil de siete plazas y con su compra y adjudicación se quería potenciar el transporte en unos momentos de penuria y autarquía. Pues bien, tuvo la enorme fortuna de que le adjudicaran uno, que pagó puntualmente, lo que supuso el inicio de una empresa que iría especializándose en el alquiler de coches de lujo.

Hacia 1953 y en los años sucesivos, además del Renault Frégate, empezó a comprar otros modelos que irían ampliando su floreciente negocio, de los que dejo fotografías encontradas en la red y que supervisa Ramón Canela hijo.

Anonima-automocion-ramon-canela-chrysler- royal
Anonima-automocion-ramon-canela-cadillac-1949
Anonima-automocion-ramon-canela-chevrolet-bel-air-1957

Chrysler Royal

Cadillac 1949

Chevrolet Bel Air

Anonima-automocion-ramon-canela-ford-brougham-1969
Anonima-automocion-ramon-canela-plymouth -fury
Anonima-automocion-ramon-canela-seat-1500

Ford Brougham

Plymouth Fury

Seat 1500

El negocio iba creciendo poco a poco, fruto del denodado esfuerzo de la familia. Al principio aparcaban los coches en la calle Juan de Garay, junto al domicilio familiar. Ramón Canela Solé reparaba él mismo sus coches y su hijo Ramón los limpiaba. Con el tiempo, empezó a emplear a otros chóferes propietarios también de automóviles de esas características, por ejemplo, cuando una boda requería más de los cinco o seis de los que ellos disponían. Luego alquiló un local de la calle Puerto Príncipe esquina con Campo Florido, en el mismo barrio, tan estrecha que era toda una hazaña maniobrar con esos larguísimos automóviles para aparcarlos. Hacia 1958 abrieron el local del Paseo de Maragall, 70, que sale en la diapositiva publicitaria y que usaron como escaparate del negocio y oficina de contratación. Y cambiaron el garaje a un local en la calle Francisco Tárrega. El número de bodas que hacían, quizá la actividad más importante del negocio, iba creciendo paulatinamente. Se hacían varias los fines de semana, casi siempre de la alta burguesía barcelonesa (Ramón me habla de las que contrató la familia Almirall, de los laboratorios del mismo nombre). En su momento de máximo esplendor, la empresa familiar llegó a contratar hasta mil bodas anuales. Fue entonces cuando se renovó parte de la flota con el modelo Dodge Dart, que empezaba a popularizarse.

Anonima-automocion-ramon-canela-dodge-dart

Finalmente, la introducción de la publicidad en el negocio, idea de Ramón hijo, fue ampliando la variedad de clientes.

Ramón también me cuenta algunas anécdotas del negocio, como la vez que tuvo que ir a recoger a un cardenal al aeropuerto de Barcelona para llevarlo hasta un santuario. Llegando a destino, un rayo de sol, entre nubes, iluminó la zona, lo que el religioso interpretó como una señal de la divinidad, para sorpresa de Ramón. O cuando asistieron la visita del ministro Rodolfo Martín Villa, que venía a inaugurar la autopista Barcelona-Mollet. Parece ser que el automóvil que tenía el Gobierno Civil de Barcelona para esas ocasiones, un Seat 1500, contrastaba enormemente con el que conducía Ramón por encargo del director de la Escuela EADA. Tanto es así que invitaron al ministro y al Gobernador Civil a bajarse del 1500 y subirse al Ford Monterrey de la empresa de Ramón Canela (y que aparece en la diapositiva publicitaria), más apropiado a la alcurnia de los personajes.

También trasportaron al mítico grupo británico The Animals, de Eric Burdon, en la visita que hizo a Barcelona en febrero de 1965, cuando tocaron en el Palacio de Deportes en un evento denominado “disquiniela”, y en la que también participaron grupos españoles como Lone Star y Los Botines.

Anonima-automocion-ramon-canela-eric-burdon-and-the-animals

Y a los mismísimos The Beatles cuando vinieron a España en aquella mini gira que les llevó a tocar en Madrid y Barcelona. El 3 de junio de 1965 tocaron en la plaza de toros de La Monumental, y parece ser que alguno de los coches alquilados para el grupo y su séquito eran de Ramón Canela, aunque su hijo no sabe asegurarme si los famosos músicos finalmente se desplazaron en uno de los suyos o de la competencia.

Anonima-automocion-ramon-canela-the-beatles

Ramón Canela Solé se jubiló en 1987, a los setenta años. Poco antes, había empezado a deshacerse de los automóviles de lujo que le habían acompañado durante casi toda su vida laboral. Aún tuvo tiempo de apuntarse a clases de piano, y de violín cuando cumplió los ochenta. Hoy, 23 de febrero de 2017, cumple 100 años.

 

Sirva esta breve foto-acción como homenaje a una larga e intensa vida.

Comentarios
Antonio

Responder

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies