Insectos en el Véneto: ¿Qué es viajar?
Insectos-Veneto-Venecia-viajar

¿Qué es viajar?

 

Venga, deprisa, ya para terminar, responde a esta pregunta que todos, en algún momento, nos hemos planteado. ¿Qué es viajar? Nada tiene que ver con la distancia, nada, en todo caso quizá con el medio de transporte elegido. Y los medios de transporte son todos hijos espurios del movimiento, de nuestro movimiento, aquel que recorre el organismo en forma de sangre, de electricidad, de química, de hormona. Quemad los aviones y los automóviles, y el ferrocarril literario, hasta las bicicletas y los barcos. Hay que desplazarse a pie, incluso arrastras, deteniéndose en la contemplación de los más insignificantes guijarros. ¿Qué es eso de largarse a las antípodas, a los lugares exóticos? ¿Acaso podemos encontrar ahí lo que somos incapaces de percibir a nuestro alrededor, más allá del libro que leemos, detrás de la espalda sin ojos, entre los ladrillos de la pared ignorada? Viajar es explorar el cuarto, la vivienda, como si de un desierto de hielo se tratase, dejándonos congelar por cada partícula, viajar es acudir al trabajo y tardar quince años en concluir el recorrido matinal de media hora, quince, quince años y tres kilómetros, viajar es reptar por los suelos como la serpiente más lenta, como el microorganismo que vive en la cápsula, su planeta. ¿O es que podemos encontrar novedades en los hoteles de cuatro estrellas de Buenos Aires? ¿Qué sentimientos originales se esconden tras los ojos del camerunés? El ámbito del vecino de enfrente es un resumen perfecto de los lugares, de las costumbres. Ya está bien de seguir el juego de los comerciantes que nos venden las sensaciones que somos incapaces de experimentar. Llueve en todas las partes. En ningún país encontraréis personas sustancialmente distintas. ¿Quién es ese?, te preguntas. Ese es tu padre, tu hermano, tu amigo, concéntrate primero en el entorno cálido y sigue, por una vez en tu vida, los pasos elementales que nos enseña la geometría. Jamás pases de un punto a otro para terminar con la línea, detente en la espiral y déjate atrapar por los círculos concéntricos. Después, y solo entonces, sal de tu cerebro, de tu cuerpo, de tu vivienda y de tu ciudad para explorar este mundo inconmensurable con la humildad de los insectos.

Comentarios
Antonio

Responder

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies