El campo de trabajo n.º 3: CAMPSA
Foto-relatos-campo-trabajo-campsa

Conseguí trabajo en la Compañía Arrendataria del Monopolio de Petróleos, la CAMPSA, recién fundada en tiempos del régimen de Primo de Rivera. Era un buen trabajo en una empresa en crecimiento. Recuerdo muy bien el día en que comencé a trabajar en la nueva sede de la CAMPSA en Barcelona. La CAMPSA, una empresa formada por un conglomerado de bancos españoles, se había creado para la explotación del monopolio estatal del petróleo. Había que nacionalizar aquel sector estratégico, había que asegurar el suministro y controlar las plusvalías. Para ello, fue necesario que el gobierno procediera a la expropiación forzosa de las compañías Shell, de Estados Unidos, y Standard Oil, de Inglaterra. Evidentemente, las expropiaciones no fueron bien acogidas en aquellos países, lo que provocó un boicot en la venta de hidrocarburos a España, suplido en parte por las importaciones que comenzaron a hacerse desde la URSS. Quizá aquí radique la clave de mi vida, en el hecho de que consiguiera trabajo en la CAMPSA y de que la empresa se viera forzada a importar petróleo del único país, al margen de los Estados Unidos e Inglaterra, que podía exportar crudo en aquella época. Porque a lo largo de tres años, entre 1933 y 1936, hice varios viajes a la URSS para estudiar las refinerías que se habían instalado en el Cáucaso, en Bakú, en Batum, en Tiflis, ya que existía el proyecto de construir una en nuestro país.

Comentarios
Antonio

Responder

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies