El campo de trabajo n.º 3: Els Omells de na Gaia
Foto-relatos-campo-trabajo-omells

Es difícil y penoso describir el Campo de Trabajo número tres de Els Omells de na Gaia, los recuerdos se agolpan y pugnan por salir a la vez que por ser olvidados en extraño conflicto, aunque ahora se haga evidente la necesidad de recordar, de dejar constancia, por fin, de aquellos acontecimientos. Para escarnio de mis verdugos, para escarnio del género humano. El Campo de Trabajo número tres era singular a todos los efectos: primero, por estar enclavado en el pueblo de Els Omells de na Gaia, sirviendo su pequeño casco urbano, construido en torno a un cerro y a una antigua fortaleza, de recinto donde estábamos recluidos los presos y, en cierto modo también, los mimos lugareños, que debían vivir atemorizados ante la presencia de los guardas y de las fantasmales y famélicas siluetas de los detenidos; segundo, por el régimen disciplinario que imperaba, desalmado y atroz, de una rigidez implacable, y que hizo que el campo tuviera fama de ser el más duro de cuantos había levantado el SIM, fama, en todo caso, reservada para los mismos esbirros del SIM y los presos que cambiaban ocasionalmente de campo, llevando las noticias de las brutalidades cometidas en él; y, tercero, por la misma personalidad del jefe, un hombre desalmado y cruel, y por la personalidad, por llamarla de alguna manera, de los guardas que nos vigilaban y nos azotaban las veinticuatro horas del día.

Comentarios
Antonio

Hay 2 comentarios en esta entrada
  1. Mjsalla
    marzo 31, 2017, 4:45 pm

    Un relato impresionante que fue real ,desgraciadamente, para muchas personas. Me ha gustado mucho. Besos.

    • Antonio
      marzo 31, 2017, 5:56 pm

      Gracias. Continuará…

Responder

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies