Cementerio de Montjuïc 2
Cementerio-montjuic-prologo

Entre el 15 de marzo y el 28 de julio de 2010, edité un foto-ensayo sobre el cementerio de Montjuïc que prologué con este texto:

 

“Hace unos meses compré un lote de fotografías del cementerio de Montjuïc de Barcelona. Son 57, pertenecientes a 52 sepulturas diferentes, que alguien tomó, a juzgar por el tipo de emulsión en blanco y negro y por las transformaciones habidas en algunas de las sepulturas, allá por la década de 1960. Han pasado más de 50 años desde entonces. El fotógrafo, del que nada sé, recorrió el cementerio y fotografió los panteones, sepulturas y estatuas que más llamaron su atención. En algunos casos acertó de pleno en su elección, pues se trata de notables monumentos de estilo modernista. En otros, no tanto, los monumentos escogidos no tienen mucho interés artístico. En todo caso, se me ocurrió que podría acabar su trabajo de alguna manera, así que me fui yo también, una soleada y agradable mañana de otoño, a dicho cementerio. Lo recorrí tratando de localizar las sepulturas que había escogido mi antecesor. De las 52, pude encontrar 35. Anoté, entonces, los nombres de las personas que estaban allí enterradas, o al menos los apellidos de las familias, un total de 64. Durante unos días, he buscado referencias de aquellas personas, la mayoría muertas en la primera mitad del siglo XX, en enciclopedias, internet, etc. De todas, he encontrado referencias de algunas, cuyas pequeñas biografías irán apareciendo, junto a la foto de su sepultura, en este blog. Es la memoria efímera de los humanos, tan efímera, un nombre en un registro, una lápida en un cementerio olvidado que nadie visita. Es el olvido completo de las vidas extinguidas, tantas vidas extinguidas.”

 

Pues bien, el 14 de octubre de 2016 recibí un correo electrónico de Montserrat Oliva Andrés, a quien no conocía de nada:

 

“Buenas tardes:

Le escribo en relación al artículo sobre las fotografías del cementerio de Montjuïc.

Actualmente he presentado mi trabajo de fin de grado sobre escultura funeraria del cementerio de Montjuïc para la Universidad de Barcelona y le podría ayudar a identificar las fotografías que le faltan por localizar. Mi interés es vocacional.

Saludos.”

Cementerio-montjuic-prologo1

No me lo pensé mucho y le contesté a vuelta de correo:

 

“Hola, Montse.

Gracias por tu interés y tu correo.

No estaría mal identificar esas esculturas y añadir una segunda parte al foto-ensayo. De hecho, uno de mis propósitos al lanzar a la red estos escritos era provocar la respuesta de herederos o interesados en estos temas. Por mi parte, encantado de que me ayudes a localizar las sepulturas que en su día no pude hacer solo y, como digo, añadir nuevas entradas gracias a tu colaboración.

Seguimos en contacto y me dices cómo lo podemos hacer.

Un afectuoso saludo.”

 

Convinimos en que le mandara fotos de las sepulturas que no pude localizar, de las que ella identificó trece sin titubeos, demostrando su profundo conocimiento de dicho cementerio. De hecho, Montserrat Oliva Andrés es historiadora del arte por la Universidad de Barcelona, especializada en arte funerario catalán de finales del siglo XIX y principios del XX.

Llegados a este punto, la tarde del 19 de marzo de 2017 volví al cementerio para intentar localizar las sepulturas que me faltaban. Hice fotos de otras diez. Debe tenerse en cuenta que el cementerio es de grandes dimensiones, y la profusión de enterramientos hace bastante difícil localizarlos todos.

Cementerio-montjuic-prologo2

Por otro lado, he tenido la suerte de localizar el llamado “Catálogo de la serie S139. Obras y ornamentación de cementerios de Barcelona” (en adelante CS), editado en PDF por el Archivo Municipal Contemporáneo de Barcelona, que reúne los expedientes de la construcción de panteones, criptas, nichos y elementos decorativos arquitectónicos, decorativos, escultóricos y artísticos de los cementerios de Barcelona entre los años 1879 y 1977. De esta manera, he podido averiguar los nombres y apellidos de las personas que presentaban un expediente para la autorización de obras de construcción y reforma de determinados monumentos funerarios, lo que me ha permitido hallar datos de los enterrados.

De esta manera, puedo completar el antiguo foto-ensayo con otro nuevo, “Cementerio de Montjuïc 2”, que constará de dos bloques de entradas: las diez primeras surgen de la colaboración de Montserrat Oliva; las seis siguientes de la nueva investigación en el CS, que me ha permitido identificar a los ocupantes de los enterramientos que en 2010 no pude.

Comentarios
Antonio

Responder

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies