El viaje falso: ocurrencia
Viaje-falso-ocurrencia

La última ocurrencia de Flora y que terminó de redondear nuestro viaje de tal manera que nadie nunca llegó a sospechar lo más mínimo fue que al regresar a Piacenza a por nuestro coche todavía no estaba reparado. Ella se inventó que la avería había sido mucho más grave de lo esperado y que el mecánico había tenido que mandar la culata del motor a Milán para soldarla, ya que en Piacenza no había especialistas capacitados para hacerlo. ¿Quién podía poner en duda una cosa así? Esa pequeña desgracia de la avería convenció a todo el mundo, tanto que incluso nosotras hablamos de ella alguna vez en nuestra vida en común, muertas de risa, recordando todos los detalles, también el detalle final en el viaje de regreso, ya llegando a Valencia, cuando el motor volvió a hacer el mismo ruido y terminó por pararse a las puertas mismas de nuestra casa. Por eso más de uno nos aseguró que el mecánico aquel de Piacenza nos había engañado, que había exagerado la avería para alquilarnos un coche, que la había reparado mal y cobrado mucho más de lo conveniente.

Comentarios
Antonio

Responder

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies