La memoria colectiva: Encantes

Hoy hace exactamente un año, el 20 de octubre de 2016, expuse en el curso “Memoria y desacuerdo: políticas del archivo, registro y álbum familiar”, organizado por la UIMP y la Diputación de Huesca dentro del programa Visiona, mi comunicación “Palabra e imagen: Ficción y realidad en el camino hacia una memoria colectiva”. Era una reflexión personal sobre la fotografía de aficionado y su profundo significado antropológico. Me permito ofrecérosla como foto-ensayo con el título “La memoria colectiva”.

Memoria-colectiva-visiona
Memoria-colectiva-encantes

Mis exploraciones en los Encantes comenzaron hacia 1995. Me acercaba a este singular rastro barcelonés en busca de primeras ediciones de literatura. Pero bien pronto me di cuenta de la enorme potencialidad de los objetos allí abandonados, fruto del desalojo de una vivienda de la ciudad. Imaginaba la muerte de una anciana y la posterior visita de los herederos a su piso. ¿Qué objetos de valor podían llevarse? A nadie le interesan las prendas de vestir de una mujer muerta, o sus zapatos, tampoco la vajilla, los adornos de la librería del salón, los muebles demasiado viejos para suscitar interés. Tampoco los álbumes familiares llenos de instantáneas en blanco y negro de un tiempo gastado, que yo veía tirados por el suelo sin que despertaran la curiosidad de los visitantes. ¿Cómo era posible que el objeto más valioso de una persona, la colección de instantáneas que acreditaban su paso por el mundo, hubiera sido arrojado, como el resto de los desperdicios que deja la muerte, sobre el suelo del rastro barcelonés?

Comentarios
Antonio

Responder

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies