La tala: serrat de la Rovira
Foto-acciones-la-tala-serrat-de-la-rovira

El panorama sobre el Serrat de la Rovira es fantástico, las montañas aparecen cubiertas de una espesa capa vegetal de tonalidades distintas. En primer término, están los campos que, antiguamente, se cultivaban en la explotación, quizá para alimentar a los masoveros y para el forraje de invierno de los animales. Detrás, una primera fila de árboles de solana, robles, encinas, matorral y monte bajo. Al fondo, en las faldas del Serrat de la Rovira, la masa forestal que posiblemente se taló hace más de sesenta años, la umbría de dos tonalidades que corresponden a este bosque mixto tan feraz en la comarca. Ya no queda, evidentemente, rastro alguno de aquella explotación forestal, ni siquiera es posible ver algún viejo tocón que muestre el lugar donde se verificó la tala. Han pasado muchos años y el mismo crecimiento del arbolado ha ido tapando todo vestigio de aquel episodio. Además, como me informó Torns el día en que le fui a visitar a su industria de Rubí, ya hace al menos cuatro años que nada se tala en estas enormes fincas que dependen de la masía principal, La Coromina.

Comentarios
Antonio

Responder

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies