La memoria colectiva: realidad
Memoria-colectiva-realidad

Mi obra llegaba, así, a otra fase directamente relacionada con la realidad de las experiencias vitales de diez personas desaparecidas. Utilizando documentos y testimonios, reescribí la biografía de diez seres minúsculos e insignificantes, que nunca hubieran tenido una posibilidad así y cuyos papeles habían sido lanzados al vertedero de la historia: una inmigrante leonesa; una mujer que me contó su desgraciada vida a cambio de la promesa de no revelarla nunca; una compañera de trabajo que se había desecho de algunos bienes de sus padres; una señora cuya hermana rechazó con vehemencia participar en mi proyecto; la trayectoria artística y vital de Ramón Marinel·lo, escultor surrealista y cofundador del ADI-FAD, cuyos papeles doné al MNAC; los partícipes de un negocio maderero en una finca llamada La Coromina, al norte de la provincia de Barcelona; la pareja cuyos descendientes ignoraron mi propuesta de colaboración; las cuitas de un pequeño empresario que montó Talleres Susqueda; los papeles perdidos de una mujer joven que murió en el curso de mis indagaciones; y las fotografías de un viejo boxeador, Manuel Villuendas Asensio, Lenda. Al fin y al cabo, también las Reconstrucciones, a pesar de su trasfondo real, pueden leerse como relatos de ficción. O como el inicio de un archivo de la memoria de los seres minúsculos e invisibles.

Comentarios
Antonio

Responder

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies