La memoria colectiva: postfotografía
Memoria-colectiva-postfotografia

Sin embargo, la revolución que ha supuesto la fotografía digital hace pensar en un cambio radical de paradigma que amenaza con hacer desaparecer ese objeto tan venerado. Millones de propietarios de archivos digitales poseen un tesoro infinitamente cuarteado, imposible de reunir, casi de concebir. Y este archivo oculto no hace sino crecer. De hecho, hoy en día se hacen, aproximadamente y en un cálculo a la baja, más de trescientos millones de fotos digitales por hora, teniendo en cuenta que hay más de siete mil millones de teléfonos móviles (una foto al día por teléfono). Quizá sea una cuestión cuantitativa, y no cualitativa, la que está detrás de este fenómeno, pero a mi parecer hay varios factores que trascienden la situación anterior:

El comportamiento de los fotógrafos aficionados sería el mismo, de documentación de la felicidad, pero con un grado de ensimismamiento delirante, pues ya no se fotografía para el grupo, la familia, sino para el individuo y su creciente narcisismo. Los viajeros hacen cada uno su propio reportaje fotográfico, con sus móviles, que luego archivan en un documento que queda en el ordenador personal.

La misma cantidad de fotografías producidas y compartidas hace inviable que los mensajes puedan calar, ni siquiera llegar a los destinatarios por simple saturación.

Comentarios
Antonio

Responder

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies