La envidia: marido
Foto-relatos-envidia-marido

Mon mari, mi marido, el bueno de Jean, Jean Chassignet, aunque todos le llamaban Juan. Salió de la France en 1944 y cruzó los Pirineos. Estuvo liado con todo lo del régimen de Vichy. Decían que era colaboracionista. Pero a él no le quedó más remedio. Cumplía órdenes. Y luego la desbandada, después del desembarco de los aliados en Toulon. Bueno, fue una suerte para mí que fuera colaboracionista. Si hubiera sido de la resistencia nunca lo habría conocido. Luego se dedicó a los negocios de importación y exportación, y las cosas pronto le fueron bien. Tenía sus contactos. El poder tiene eso, te ofrece ventajas. Y él supo aprovecharlas. Montó su negocio, tenía tres secretarias. Un oficial contable. Tres viajantes. Y amigos en las aduanas. Por eso nos podíamos permitir tantos lujos. Yo nunca supe qué vendía exactamente. Ni siquiera se lo pregunté. Me bastaba con los sobres llenos de billetes que me daba todas las semanas. Tiens, petite Inès, pour les dépenses de la maison et pour que tu t’achètes quelque chose”. Buena comida en la maison. Champagne français, claro. Excursiones y viajes por toda la geografía nacional en nuestros coches importados. Eso sí, nunca cruzamos los Pirineos. De la France, ni hablar. Alguna vez desapareció durante semanas.

Comentarios
Antonio

Responder

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies