La memoria colectiva: nube
Memoria-colectiva-nube

La masa de los fotógrafos, y ya no solamente los aficionados, sino los profesionales, como la masa de creadores, ya sean pintores, cineastas, literatos, etc., imposibilita que los unos atiendan a los otros, encontrándonos en una era de creadores aislados y particulares, cada uno entregado a sus obsesiones.

La fotografía desaparece como objeto, relegada a lo digital, con su nueva fragilidad a cuestas, pues los archivos conservados en el ordenador son candidatos privilegiados a la desaparición, por obsolescencia, por destrucción, por olvido, por impago de cuotas.

El plagio y el robo de fotografías y textos en internet es tan común y tolerado que se está convirtiendo en una nueva forma de expresión.

El arranque de un nuevo modo de almacenamiento, la Nube, todavía introduce un nuevo factor de incertidumbre. Lugar en el que se alojarían, a modo de archivo final, todas las fotografías de la felicidad que hacen los humanos, y que vendría a confirmar el paraíso de las religiones, ese lugar de eterna dicha algo bobalicona, de una iconografía tan arcaica como presente.

Comentarios
Antonio

Responder

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies