Prodigioso azar
Foto-acciones-prodigioso-Azar

Una nueva visita a los Encantes me depara una de esas sorpresas tan increíbles que a veces nos regala el azar. Como cada mañana, todo se desarrolla dentro de la normalidad, gente por doquier, puestos llenos de objetos, tesoros ocultos a la espera de quien los descubra. Los compradores, cada uno entregado a su obsesión, sopesan sus hallazgos, regatean, llegan a tratos, compran, pagan, salen contentos o decepcionados. Yo, como hago desde hace unas semanas, voy buscando una carpeta de documentos que me permita seguir con estas Reconstrucciones. Entonces, llego ante un puesto cualquiera, de los que ya he visto cientos, algún mueble, cuadros, adornos, libros tirados unos sobre otros. Me acuclillo para rebuscar entre tanto papel cuando cae en mis manos una cartulina partida anunciando un enlace matrimonial. ¿Cómo es posible? No me lo puedo creer… ¡Es la tarjeta de boda de María Dolores Mollet Bazús, Loles! Resulta que Loles es compañera mía de trabajo desde que llegué a Barcelona, allá por 1989. Incluso antes, en 1987 y también en Barcelona, había hecho conmigo y con otros compañeros el curso de prácticas. También sé que se casó y que más tarde se separó, no me extraña que la tarjeta de participación esté rasgada. Lo primero que pienso es que Loles ha perdido estos papeles. Entonces, sigo rebuscando entre todo aquello tratando de rescatar lo que puedo, documentos, cartas, postales, cuantas cosas me parecen relevantes entre otras muchas que no lo son. Convengo un precio con el marroquí que vende el lote y me marcho deprisa, quiero llegar cuanto antes a casa para llamarla y contárselo.

Comentarios
Antonio

Responder

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies