Prodigioso azar: Aiscondel
Foto-acciones-prodigioso-azar-aiscondel

Al terminar la Guerra Civil, mi padre fue momentáneamente encarcelado, como supongo le debió pasar a tantos y tantos republicanos, aunque fue liberado muy pronto, el 21 de abril de 1939. En ese clima de represión, no le quedó más remedio que colaborar de alguna manera con el nuevo régimen, y así fue, durante un tiempo, agente del Servicio de Información e Investigación de la Falange, adscrito a la Jefatura Local de Montcada i Reixach. Inmediatamente después, comenzó a trabajar en el ayuntamiento de Montcada i Reixach. Fue notable su participación en la elaboración del mapa del término municipal de ese pueblo cercano a Barcelona. Más adelante, pasó a una empresa muy importante de aquella época, Aiscondel, una industria química que fabricaba plásticos, hules y su producto estrella, el aironfix, un film transparente de plástico con el que todos los niños de este país, durante decenios, forraron sus libros de texto. Allí, en la sede de la calle Lepanto, fue escalando puestos, desde contable, cuando ingresó, a Jefe de Finanzas, cuando se jubiló. Mi madre también estuvo empleada en esa empresa como administrativa. De hecho, entró primero mi madre y algo después mi padre, por lo que coincidieron un tiempo. Aunque ahora Aiscondel como tal ya no existe, la empresa fue comprada por la multinacional Monsanto.

Comentarios
Antonio

Responder

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies