El bucle: mus
Bucle-mus

Julio me ha pedido que juegue al mus con él. Dice que me paso las tardes encerrado. Es verdad, las tardes y los años. Julio me ha retado, medio en broma, a una partida. Me sorprenden los esfuerzos que hace para llevarme a la sala de recreo, al puente si hay alguna tertulia. No sabe que prefiero encerrarme en el camarote con las fotos. Sin embargo, he estado jugando con Julio, como le he prometido. Es un poco tonto esto de jugar dos personas al mus, me ha explicado, pero así nos iremos entrenando. Hemos repasado las señas mirándonos a la cara, una situación en verdad cómica. Quiere que formemos pareja para el campeonato que están organizando, será un acontecimiento en la vida de a bordo. Julio y Jimeno, una extraña pareja. Hasta el capitán y su oficial se han apuntado, y todos sueñan con endosarles un doble tres a cero. Julio sabe que tiene pocas posibilidades de triunfo si juega conmigo. Pero me dejo llevar, correspondiendo a sus esfuerzos. Luego damos un paseo por cubierta.

Comentarios
Antonio

Responder

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies