El bucle: Gibraltar
Bucle-gibraltar

¿Cuántos metros cuadrados tiene el camarote? No más de seis, un espacio angosto, una caja de resonancia de mis recuerdos. Las paredes, el techo, el mobiliario, todo es de metal, salvo el ojo de buey que tengo abierto sobre el paisaje de la otra orilla del estrecho de Gibraltar. A veces creo que sería razonable salir del enclaustramiento y dirigirme a la sala de recreo, jugar al mus con Julio, beber cervezas, admirar los rostros de los marinos, entretenerme con sus bravuconadas. Incluso asistir a retransmisiones deportivas por radio envuelto en el entusiasmo colectivo. O tentar a la fortuna en la timba y jugarme las heridas como si fuesen monedas sin valor o fichas de plástico. Se me antoja que mi camarote es la celda del penado que sólo se abandona para cumplir con el ritual del trabajo y del recreo, con el beneficio penitenciario de atracar un par de días en un puerto que ya he visitado antes demasiadas veces y ver, desde el ojo de buey, un paisaje que me resulta indiferente.

Comentarios
Antonio

Responder

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies