Temporales
temporales

No son nada raros en el valle. En 1788, el desbordamiento del Cinca se llevó dos fundiciones de hierro que había en Bielsa. Madoz, en el siglo XIX, señala ese problema de Bielsa, acentuado por la tala de bosques. Además, hubo una gran crecida entre los meses de agosto y septiembre de 1942, que se llevó gran cantidad de tierras de cultivo, arrastró puentes e incluso sepultó parte de la carretera. Según Badía Margarit: “En agosto y septiembre de 1942 unas terribles crecidas del río se llevaron gran cantidad de tierras de cultivo, además de algunas bordas que quedaron arrasadas o, al menos, llenas de escombros e inutilizadas, llegando a perderse incluso alguna casa del extremo de Bielsa. Con motivo de esta crecida, desapareció casi en su totalidad la carretera de Bielsa a Lafortunada, así como sus puentes. Durante muchos meses hubo de cubrirse a pie ese trayecto.”

Comentarios
Antonio

Responder

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies