El bucle: Tenerife
Bucle-tenerife

En la cubierta del buque, con Julio, contemplo el atardecer. Hace calor, la brisa apenas se nota. Es un instante ideal para las confidencias y le hago una. En Santa Cruz de Tenerife, tres marineros bajaron para correrse una juerga por los tugurios del barrio de putas. Estaban a punto de dar parte de su desaparición a la policía cuando llegaron acompañados de cuatro mujeres negras. Iban borrachos, las mujeres también, armaron un gran escándalo hasta que se durmieron. Eran prostitutas y les habían prometido una vida cómoda si embarcaban. En la península sería distinto. Durante cuatro días pasaron por todos los camarotes, bastaba con pagar cien pesetas a los marinos. El capitán del barco nunca dijo nada. Al final, ya nadie quería saber de las putas, se habían aburrido de ellas. Fue en Tánger donde las desembarcaron a la fuerza, asustadas y sucias. ¿Qué podían hacer en un sitio tan inhóspito como Tánger? ¿Cómo regresarían a su país? Me acosté con ellas varias veces. No me arrepiento, las mujeres parecían divertirse. Pero con sus ojos inyectados me vigilaron con una angustia indescriptible.

Comentarios
Antonio

Responder

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies