El Sanatorio de Pineta

Este nuevo foto-ensayo está dedicado a la memoria de José María Escalona, muerto hace poco en un accidente de tráfico. José María era un gran aficionado a la fotografía, dueño de un importante fondo sobre el municipio de Bielsa y sus valles. A su labor de rastreo incansable se debe, en gran medida, la fundación del museo de esa localidad. Algunas de las fotos de este escrito me las cedió él, que siempre me dio muestras de su gran generosidad. Descanse en paz.

Foto-ensayo-sanatorio-pineta-introduccion

La carretera que lleva al Circo de Pineta describe sus primeras y pronunciadas curvas al dejar la localidad de Bielsa. Pasa junto a la pedanía de Javierre, rodea el embalse construido en los años 20 del siglo pasado para aprovechar las aguas del Barrosa y del Cinca y se adentra en el valle de Pineta, entre espectaculares paredes rocosas y frondosos bosques de pinos, abetos, hayas, fresnos y sauces. Nadie que llegue a este paraje del Pirineo de Huesca pueda evitar las exclamaciones de admiración. La naturaleza se muestra en toda su magnificencia, casi siempre acompañada de una climatología extrema, intensas nevadas, noches heladoras, tormentas que estremecen por su violencia, mañanas de verano tórridas que invitan al baño en el río. Y nadie es tampoco ajeno al edificio que se levanta a la derecha de la carretera, junto a unos extensos campos que sirvieron como aeródromo durante la Guerra Civil, una mole que se recorta contra el telón de fondo del macizo de Monte Perdido y sus glaciares: la casa de colonias Jordi Turull, antiguo Sanatorio Antituberculoso de Pineta, un edificio con una historia singular.

Foto-ensayo-sanatorio-pineta-introduccion2
Comentarios
Antonio

Responder

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies