El Sanatorio de Pineta: tuberculosis
Foto-ensayo-sanatorio-pineta-tuberculosis

Su construcción se remonta a principios del siglo XX, cuando la tuberculosis era un problema de salud pública. Sin apenas tratamiento y una alta tasa de mortalidad (era la principal causa de muerte de las personas entre 15 y 34 años), la medicina de la época tenía pocas soluciones contra este mal. Se sabía ya, gracias al descubrimiento del bacilo de Koch en 1882 y sus mecanismos de transmisión, que determinados climas impedían su expansión, por lo que empezaron a proliferar por Europa los Sanatorios Antituberculosos, en lo que se ha dado en llamar “era sanatorial de la tuberculosis”. Se buscaba el aislamiento de los enfermos para impedir el contagio y ofrecer un ambiente adecuado de reposo en un clima favorable de alta montaña y con una dieta rica y variada. La literatura se hizo eco de este fenómeno en novelas como “La montaña mágica”, de Thomas Mann (que describe la vida en el Sanatorio Internacional de Berghof, en Davos, Suiza, y el proceso de transformación de su protagonista, Hans Castorp, que ingresa en el verano de 1907, a los 23 años, completamente sano, con la excusa de visitar a su primo, y termina como un enfermo más, sometido a tratamiento y flirteando con la muerte), “Siete plantas”, de Dino Buzzati (cuyo sanatorio está organizado por plantas: acoge a los enfermos leves en la séptima y a los más graves en la primera, como metáfora del descenso a los infiernos que supone la tuberculosis), o “Perorata del apestado”, de Gesualdo Bufalino (con su visión tremendamente pesimista sobre la tisis y las condiciones de vida de los enfermos, que la padecen como si fueran condenados en un infierno en la tierra). Las tres describen a la perfección el lento transcurrir de los días de unos personajes desahuciados, condenados a convivir con la muerte, aislados del mundo en estos sanatorios aislados. En España, es digna de mención la obra de Camilo José Cela “Pabellón de reposo”, quien tuvo que ingresar dos veces, en 1931 y en 1942, en sendos sanatorios de la sierra madrileña.

Foto-ensayo-sanatorio-pineta-tuberculosis2
Comentarios
Antonio

Responder

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies