El Sanatorio de Pineta: proyecto
Foto-ensayo-sanatorio-pineta-proyecto

El proyecto fue obra del arquitecto Joaquín Porqueras. El valle de Pineta era el emplazamiento ideal para un sanatorio de estas características: aire puro, buena insolación y orientación sur, carretera de acceso en construcción, suministro seguro de agua de gran calidad y de electricidad gracias a la central eléctrica de Iberduero… Como se especificaba en las revistas de la época: “El sanatorio está rodeado de extensísimo pinar, y resguardado del viento. El Sanatorio de Pineta se construye y se dota de todos los elementos de lucha antituberculosa, y con arreglo a los últimos adelantos que hemos podido apreciar en los más afamados sanatorios de Suiza”. El proyecto original, siguiendo la tipología de la época de construcción en monobloque y en altura, preveía un edificio central, que debía albergar la recepción, los comedores, consultorios y servicios médicos, y dos alas para albergar las habitaciones de los enfermos recorridas por sendas galerías dotadas de solárium, de las que solo se llegó a construir una. La orientación sur pretendía aprovechar al máximo las horas de insolación y ofrecer a los pacientes las espectaculares vistas sobre los macizos montañosos y los frondosos bosques que cierran el valle de Pineta hacia el sur. Tenía una capacidad para 120 enfermos distribuidos en 64 habitaciones individuales de primera clase y tres salas generales con un total de 56 camas, ya que uno de los objetivos perseguidos al construirlo era el hacerlo accesible a todas las clases sociales.

Foto-ensayo-sanatorio-pineta-proyecto2
Comentarios
Antonio

Responder

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies