La muerte en directo: propietario
Muerte-en-directo-propietario

Debido a la herencia, Enric se convirtió en el propietario legal del piso de Sant Antoni Abat. Además, resultó ser el beneficiario de un seguro de vida de su mujer por un valor de 4.000.000 de pesetas. Por un fondo de pensiones cobró 9.770.281 pesetas. Y la hipoteca sobre el piso fue cancelada gracias al seguro de amortización de préstamos. Para terminar este apartado, y por una de esas ironías que tiene la vida, aparece entre la documentación una tarjeta de crédito American Express a nombre de Carolina, con validez de enero de 1991 a diciembre de 1992. Seguramente se la enviaron cuando ya había muerto.

Comentarios
Antonio

Responder

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies