La muerte en directo: hotel Gravina
Muerte-en-directo-hotel-gravina

Así que nos citamos un domingo por la tarde en el Hotel Gravina, que tiene una pequeña, tranquila y cómoda cafetería donde poder charlar. La impresión que me causa Joan no puede ser mejor. Hemos estado hablando unas dos horas, él ante su café, yo con mi copa de cerveza. Me cuenta que Yolanda sufrió un infarto cerebral y que desde entonces necesita ayuda para los actos más elementales de su vida cotidiana. A resultas de aquel accidente, tampoco puede hablar. Estuvo viviendo con la madre de ambos en el domicilio de Vistalegre, hasta que la ingresaron en una residencia. Y a la fecha de la muerte de la madre desalojaron el piso, vendiendo su contenido a un subastero, quien sería el encargado de llevar todo aquello a los Encantes para su venta, momento en el que intervengo yo comprando los documentos de Yolanda.

Comentarios
Antonio

Responder

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies