Reliquias: leche de la Virgen
Foto-relatos-reliquias-leche-virgen

De Maguncia a Worms, sin parar más que lo imprescindible, a donde llegamos después de pasar la noche durmiendo como buenamente pudimos sobre las duras butacas del autobús. Me gustaría destacar como monumento de la ciudad la iglesia de la Santísima Virgen, famosa porque alrededor del templo había plantaciones de vides que daban la conocida Liebfraumilch, o leche de la Santísima Virgen en su traducción del alemán. Todas compramos una botellita de la leche de la Virgen que reservamos para cuando volviéramos a España. Sin embargo, María de los Ángeles se la bebió allí mismo, por lo que se trastornó hasta tal punto que el conductor del autobús casi no podía con ella, la pobre, que pasó el resto del día muy perjudicada y vigilada muy de cerca por sor Leandra para que nada pasara y el desliz se quedara, solamente, en pecado venial. De esta novicia yo no tenía noticia alguna pues no era de mi círculo de confianza, ya que viajábamos unas veinte, amén de otras tres docenas que se había quedado en el convento, por lo que en cierto modo no podía ni imaginar cuál acabaría siendo su comportamiento y lo que este influyó en todas las demás.

Comentarios
Antonio

Responder

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies