EL CONTENEDOR.

Esta página recoge las entradas huérfanas y sin categoría.

foto-ensayos-resurreccion-ines-barcelona-anos-50-41

Queridos lectores:

Os presento mi Blog renovado, que he titulado “Palabra e imagen”, heredero directo de aquel “Foto-relatos” que comenzó su andadura en 2008. Con un diseño actual y la promesa de una actualización constante, resume los contenidos de esos 8 años de trabajo, que he agrupado en varios apartados:

Foto-relatos: “18 de julio de 1936”, “Viaje a la India”, “El Purgatorio”, “El álbum de Ismailia Saka”, “Aragoneses ilusorios”, “La crueldad del fotógrafo”, “La destrucción de Heilbronn”, “Los desnudos de Eulalia” y “Entremeses”, este último que reanuda su edición desde el capítulo 6.

Foto-ensayos: “Berlín, antes y después de la destrucción”, “Buenos Aires 1880”, “Cementerio de Montjuïc”, “La cámara lúcida”, “España 90 años despúes” y una novedad, “La resurrección de Inés”, del que os dejo una primera entrada.

Foto-acciones: también con una novedad, “Liquidación”, de la serie “Reconstrucciones”, de la que también os dejo una entrada.

Las entradas son bastante completas, con la posibilidad de introducir comentarios, compartir en redes sociales y pulsar el botón de me gusta, además de tener un enlace directo al cuento en construcción.

Por último, añado una Galería con las fotografías más destacadas.

El blog está diseñado para que pueda leerse tanto en portátiles o PC, tabletas y teléfonos inteligentes.

Una propuesta de lectura que considero novedosa y que quiero compartir con vosotros desde hoy mismo. Bienvenidos, entonces, y espero que me acompañéis en esta nueva aventura literaria.

UNA NUEVA CARTOGRAFÍA.

Ayer, 28 de julio de 2016, salió en el Heraldo de Aragón un relato mío. Antón Castro siempre cuenta conmigo para estos planes veraniegos del periódico, este es el tercer año. Así que aprovecho la ocasión para presentar los tres relatos que han ido saliendo en sucesivos veranos. El primero, el más reciente, “Una nueva cartografía”. Espero que os gusten. Y aprovecho para recalcar que este blog está diseñado con una plantilla “responsive” que permite una lectura perfecta desde smart phones. Si os vais de vacaciones no dejéis de echar un vistazo a “Palabra e imagen”, que yo seguiré subiendo contenidos. Buen verano.

Valle-Pineta-Bielsa-nueva-cartografia 2

Llegué a Bielsa el 14 de julio de 2016. No conocía esta zona de la comarca del Sobrarbe, pero la frondosidad de sus paisajes me causó una grata impresión. A la mañana siguiente, después de desayunar en la plaza Mayor, frente al notable edificio del ayuntamiento, entré en la oficina de información del Parque de Ordesa. Llevaba el misterioso mapa, confeccionado en la década de los 70 seguramente utilizando como plantilla otro militar. ¿Qué significado tenían sus marcas? ¿Por qué alguien se había entretenido en borrar las huellas de la intervención humana, los trazados de las carreteras, los símbolos que representaban los núcleos urbanos y las viviendas diseminadas, incluso los topónimos del acervo colectivo? ­­La empleada se quedó atónita al ver los innumerables puntos rojos, las flechas y símbolos que lo llenaban. Sin embargo, me facilitó uno de senderos señalizados que podría servirme, así que salí del pueblo cruzando el Cinca, tal y como ella me había indicado, siguiendo el GR 19. Tras unas lazadas en dura pendiente, se llegaba a un mirador que ofrecía una vista pintoresca sobre Bielsa. Luego tomé el PR que remontaba el valle de Pineta hasta el Parador de Turismo. Más adelante, desde el embalse, la vista era de una gran plasticidad, laderas cubiertas de pinares, abetales y hayedos, el río Cinca y sus innumerables cascadas, los macizos pétreos que lo rodeaban todo, con las siluetas inconfundibles del Soum de Ramond, el Monte Perdido y el Cilindro de Marboré al fondo. Solo me costó un cuarto de hora más llegar a un paraje llamado Selba d’el Plan. Quizá allí, debido a la alta concentración de puntos rojos, sería posible averiguar de qué trataba el misterio del plano. Anduve titubeando un buen rato, sin saber a qué atenerme, hasta que por fin pude situar uno de los puntos junto a un abeto centenario de más de cuarenta metros de altura. Era un hormiguero en actividad frenética. Miles de hormigas rojas se afanaban en sus tareas cotidianas. Cerca de allí, todavía pude localizar otros cuatro, perfectamente señalados en el plano. El anónimo dibujante había consagrado un esfuerzo titánico en confeccionar la cartografía de los hormigueros del valle consignando las ubicaciones, las distancias entre ellos, los tamaños y las estructuras, las superficies de dominio, la existencia de una diplomacia, de tratos comerciales, de acuerdos para mejorar la especie, de guerras por el control de los recursos, los campos de batalla, los movimientos de las tropas rivales, la victoria o la derrota. Me dije que esa tarea inconclusa quizá podría completarse cartografiando otras especies de insectos, computando y midiendo telarañas, colmenas de avispas, guaridas de coleópteros. Y los nidos de las aves, los refugios de los mamíferos, las grutas donde crían las rapaces, las pozas donde desovan las truchas, las relaciones de dominio y sumisión entre los sarrios, las zonas de caza de los zorros. ¿Sería algo a lo que debería consagrar los años de mi jubilación?

Valle-Pineta-Bielsa-nueva-cartograia 1

CALA LEÑA.

Otro de los cuentos breves que edité en Heraldo de Aragón hace algunos veranos. Está basado en el foto-relato “18 de julio de 1936”.

foto-relatos

Nada más llegar a Ibiza, el 15 de julio, nos instalamos en Cala Leña, un paraje solitario rodeado de pinares. El taxista que nos llevó se quedó extrañado de que quisiéramos quedarnos allí. Pero era lo que deseábamos, tranquilidad y alejamiento para estar en contacto con la naturaleza.

La jornada comenzaba al amanecer, cuando el sol y el calor nos despertaban. Mientras Lupe preparaba el desayuno, Javier se lanzaba al mar con su gorra y su neumático. Era casi imposible obligarlo a salir para que tomara su comida, a ponerse en la sombra, hacerle beber agua fresca del manantial. Yo me dedicaba a pescar en las rocas, escuchando las risas de Lupe y Javier. A mediodía, nos íbamos de paseo por los pinares y la sombra de los pinos nos confortaba en la canícula, los cuerpos tostados, salados, satisfechos. Más tarde, preparábamos fuego y comíamos pescado, mejillones, cangrejos que cogíamos en las rocas. La hora de la siesta era casi una obligación en ese paraje en el que no se oían más que los pájaros y las olas rompiendo sobre la arena. Y la tarde se iba en un suspiro entre baños, risas, carreras sobre la arena y juegos con Javier, antes de la cena y de la noche estrellada que nos servía de telón de fondo a unas veladas inolvidables. Fue especialmente memorable el 18 de julio. Javier y su madre estuvieron recogiendo ramas para construir una cabaña en un abrigo de las rocas. No saben lo feliz que se veía al niño en su escondrijo, que debía sentirse como un náufrago en una isla desierta. Y la verdad es que ningún alma habíamos visto en nuestras correrías por los alrededores, todo lo más un hortelano a lo lejos, labrando sus campos, o una barca de pescadores, a unos metros de la costa.

El 22 de julio vino el taxista, quien nos contó los sucesos que habían conmocionado a la nación. Habíamos vivido de espaldas a los acontecimientos que marcarían el destino de cientos de miles de compatriotas. Regresamos a Zaragoza e intentamos reincorporarnos a la rutina. Pero no fue posible. A mí me detuvieron en noviembre de 1937 y me fusilaron el 29 de enero de 1938 porque era abogado de un despacho que decían era de izquierdas por haber defendido durante la República las causas de algunos trabajadores. Me sacaron de la prisión de Torrero de madrugada, junto a otros desdichados, nos dispusieron en columna y nos llevaron hasta el cementerio. Desde entonces, nunca supe nada más ni de Lupe ni de Javier, a los que supongo ya muertos y sumidos, como yo, en esta oscuridad. Quizá a ellos también les dejen dar su testimonio, puede que también elijan esos días pasados en un cala ibicenca para dar fe de su paso por la vida.

foto-relatos

EL SANTO PREPUCIO DEL NIÑO JESÚS.

El último de los tres relatos que me pidió Antón Castro para el Heraldo de Aragón lo titulé “El Santo Prepucio del Niño Jesús”, y forma parte del foto-relato “Aragoneses ilusorios”. La víspera de su publicación me escribió Antón para anunciarme que la empresa editora había decidido a última hora que el relato no saldría en el periódico. Fue un caso de censura descarado debido a su contenido algo irreverente. Juzgad por vosotos mismos tanto mi propuesta literaria como la actitud del diario.

foto-relatos

Fue historia muy comentada en Zaragoza la aparición, en 1897, de un estrafalario personaje que aseguraba llamarse Carmelo Ayala Marchena y que llegó en ferrocarril procedente de Madrid, donde ya había sido objeto tanto de atención como de burla. Lo cierto es que de Ayala Marchena no se tienen noticias fidedignas sobre su lugar de nacimiento y muerte, dudándose asimismo de la verosimilitud de su nombre, del objeto que con tanto cuidado llevaba en un baúl púrpura de grandes dimensiones y de cuantos datos aportó en las entrevistas concedidas. Así, en la publicada por el Heraldo de Aragón el 14 de junio de 1897, aseguró ser el propietario de una de las reliquias más veneradas por la Cristiandad, el Santo Prepucio del Niño Jesús, que mostraba en una urna de cristal que sacaba de su purpúreo baúl. Así mismo explicaba que, según la leyenda, la Virgen María guardó la sacrosanta reliquia después de la circuncisión de su Hijo en el templo de Jerusalén a la vez que decía: ¿Cómo puedo entregar a la tierra aquello que había sido engendrado en mí sin pecado alguno?, frase que sintetiza la reverencia y decoro con que tal reliquia hubo de ser tratada desde entonces. Al morir la Virgen María se la entregó a San Juan Evangelista, quien, después de su destierro en la isla de Patmos, la escondió en la ciudad de Roma, en donde se le perdió la pista. El papa Inocencio III, que quiso relanzar su culto, declaró que la tradición fiel afirmaba que había sido llevada por ministerio de un ángel a manos del emperador Carlomagno, quien la destinó al tesoro de la catedral de Aquisgrán. Sin embargo, al menos dos templos más afirmaban el privilegio de contener la reliquia, o parte de la misma, y estos eran San Juan de Letrán, en Roma, y la catedral de Amberes. Ignórase cómo fue posible que exhibiera tal tesoro Ayala Marchena en un local de la calle Predicadores, que sí es cierto que llevaba un ennegrecido prepucio de niño en una urna, y cómo fue posible que la gente se tragase la patraña, pues acudían por miles a su reclamo y hasta pagaban la entrada de a dos reales que pedía.

SEMINARIO VISIONA.

He tenido el privilegio de participar, entre los días 20 y 22 de octubre, en el Seminario “Memoria y desacuerdo: políticas del archivo, registro y álbum familiar”, organizado por Pedro Vicente y Víctor del Río para el programa VISIONA, de la Diputación Provincial de Huesca y la Universidad Internacional Menéndez Pelayo. Por el salón de actos han pasado ponentes de la talla de Marta Sanz, Jorge Blasco, Miguel Morey, Montserrat Soto, Pedro G. Romero, Sergio Rubira, Gloria Picazo o Manuel Cruz, entre otros.

huesca-20-10-16

Tuve también el honor de que seleccionaran mi comunicación “Palabra e imagen: ficción y realidad en el camino hacia una memoria colectiva”, que leí el jueves día 20. Y, lo más importante, he podido conocer a gente estupenda, fotógrafas como Rocío Gutiérrez o Lourdes Delgado, artistas como Sara Álvarez y Juan Antonio Cerezuela, archivistas como Silvia Omedes, gente de diversas universidades como José Luis Panea, Ester Barón o Carlota Marzzo. Una experiencia inolvidable.

HA MUERTO PERICO FERNÁNDEZ.

Esta madrugada ha muerto en Zaragoza el boxeador Perico Fernández. Escribí sobre él en una de mis “Reconstrucciones”, titulada “El boxeador”, cuando en el transcurso de la búsqueda del peso ligero Manuel Lenda me entrevisté con Perico en Zaragoza, en octubre de 2011. Atravesaba un mal momento. Entonces, le dejaban dormir en un club de la calle Pedro María Ric, en donde se atrincheraba desde la madrugada, cuando los clientes se marchaban, hasta la tarde. Estuvimos tomando un café y charlando de boxeo, claro. Recuerdo que le compré dos cuadros de motivos taurinos de los que pintaba, uno para Eduardo Arroyo y otro para mí. Con ese dinero, se apresuró a un todo a cien para hacerse con varios lienzos baratos. Descanse en paz.

perico-fernandez

Este es el texto que le dediqué en mi libro.

El tercer campeón del mundo por orden cronológico de esta edad de plata y el cuarto de la historia del boxeo español fue el aragonés Pedro Fernández Castillejos, Perico Fernández, un hombre con una vida novelesca. Nada más nacer, el 19 de octubre de 1952, fue abandonado, por lo que vivió sus primeros años en el Hogar Infantil de Calatayud, de donde pasó, en 1961, al Hogar Pignatelli, en Zaragoza. Fue una época, como él mismo reconoció a José Antonio Ciria y Mariano Gistaín, autores de su biografía La vida en un puño, de hambre, de travesuras y de malos tratos, años en los que empezó a labrarse su leyenda de chaval indomable que respondía a las agresiones con sus puños, que se revelaba ante las injusticias que veía en su entorno.

En mayo de 1969 subió a un ring por primera vez en su vida y dejó nocaut a su rival. Y en mayo de 1972 comenzó su meteórica carrera en el campo profesional derrotando por nocaut, en Madrid, a Andrés Martín. Casi un año más tarde, el 3 de marzo de 1973, se coronó campeón de España del peso ligero al vencer en Zaragoza, en el polideportivo Salduba, a Kid Tano, boxeador sordomudo, luego campeón de Europa de los superligeros al vencer en Madrid a Tony Ortiz por nocaut en el decimosegundo asalto, el 26 de julio de 1974, y, por último, campeón del mundo, también del peso superligero, al vencer a Lyon Furuyama a los puntos en Roma, el 21 de septiembre de 1974. Todo en menos de dos años y medio. Sin embargo, el 15 de julio de 1975, en Bangkok, fue derrotado por abandono por el tailandés Saensak Muangsurin, derrota quizá debida al calor, los cincuenta y dos grados que hacía en un Hua Park Indoor de Bangkok atestado por 25.000 tailandeses. Aún volvería a conquistar el título europeo del peso ligero el 9 de julio de 1976 y volvería a enfrentarse contra Muangsurin en Madrid, el 17 de junio de 1977, combate que perdió a los puntos y que supondría su declive como boxeador.

pedro-fernandez-castillejos

Yo mismo recuerdo haber visto peleas suyas por televisión, uno de los últimos coletazos del boxeo de aquella época que agonizaba como Franco. Perico era un boxeador muy popular, que casi siempre solventaba sus peleas por nocaut. Su característica más sobresaliente, además de su demoledora pegada, era su extraordinaria capacidad para esquivar los golpes que le lanzaban en aquella clásica postura suya, con los brazos caídos y el cuerpo hacia atrás, como un tentetieso al que es imposible golpear. Perico fue un astro del deporte que todavía por muchos años iba a ser popular, al menos en su ciudad de residencia, Zaragoza. Llegó a grabar con Tony Ronald un disco con dos canciones, Fuera de combate y No puedo vivir sin ti, que un amigo mío compró y que escuchábamos en su tocadiscos a todo volumen. Recuerdo que, cuando salía por las noches con mis amigos por los pubs de la avenida de Cesáreo Alierta, a veces aparecía él, con su aura de hombre peligroso e imbatible, con sus gestos rudos y confiados para meterse, entre los noctámbulos, acompañado de un par de hermosas mujeres, en el local del que parecía ser un cliente especial. Siempre había algún borracho que, escudado en el anonimato de la multitud, gritaba su nombre como provocándole, como retándole sin dar la cara, y también recuerdo que los demás nos quedábamos expectantes, esperando la reacción del boxeador, su ataque de ira, los golpes que debía de propinar al gracioso, para luego quedar profundamente decepcionados cuando nuestro Perico, haciendo caso omiso de la chiquillada, se metía con sus mujeres en lo más profundo del pub.

Aún hoy en día se ve a Perico deambulando por la ciudad. Se dice que llegó a dormir de prestado en un club de la calle Pedro María Ric o en un coche aparcado en la calle. Sin embargo, ahora ocupa un piso alquilado gracias a los fondos recaudados en el homenaje que se le hizo en enero de 2012. Hay quien dice que está dispuesto a contar su vida pugilística a cambio de una consumición o un paquete de tabaco y que se dedica a pintar sus cuadros y a ganar algunos euros con su venta. Cosas verídicas algunas, otras no tanto, en ese terreno entre el mito y la realidad en el que siempre se ha movido el extraordinario boxeador aragonés.

BADAJOZ, ANTES Y AHORA (1920-2017).

 

Me escribe Vicente Viera Macías desde Badajoz para identificar una fotografía de su ciudad que edité en mi foto-ensayo “España, 90 años después”. En su momento, no fui capaz de hacerlo por mis propios medios. Copio la foto que me envía Vicente con la identificación de los principales monumentos de la ciudad y debajo sus explicaciones.

badajoz-antes

“Esta imagen de la cual vd. dice no tener ninguna referencia corresponde a la ciudad de Badajoz.

En primer término vemos el río Guadiana.

De izquierda a derecha se aprecian las siguientes edificaciones del casco antiguo:

1- Torreón del palacio de los Duques de Feria o de los Condes de la Roca; actual Museo Arqueológico.

2- Un poco más a la derecha la famosa torre de Espantaperros (nombre popular) o torre de la Atalaya.

3- Siguiendo a la derecha se aprecia la cúpula de la iglesia de la Concepción.

4-  Y a la derecha de la imagen el torreón más grande y majestuoso es el de la Catedral.”

Ahora superpongo las dos fotografías, la de 1920 y la actual.

Slide parallax image
Slide parallax image

Quiero agradecer a Vicente su gentil colaboración. Uno de los propósitos de este blog era conseguir implicar de alguna manera a los lectores, y con las palabras e imágenes de Vicente este afán se ve, en parte, cumplido.

ACTAS VISIONA

Hace casi un año tuve la suerte de participar en el 5º Seminario Visiona, en Huesca, “Memoria y desacuerdo; políticas del archivo, registro y álbum familiar”. Presenté la comunicación “Palabra e imagen: ficción y realidad en el camino hacia una memoria colectiva”, que ahora se edita en PDF junto al resto de las estupendas ponencias de mis compañeros. Os dejo un enlace para descargar gratuitamente el libro.

huesca-20-10-16