CEMENTERIO DE MONTJUÏC 2

Cementerio-montjuic-prologo

Entre el 15 de marzo y el 28 de julio de 2010, edité un foto-ensayo sobre el cementerio de Montjuïc que prologué con este texto:

 

“Hace unos meses compré un lote de fotografías del cementerio de Montjuïc de Barcelona. Son 57, pertenecientes a 52 sepulturas diferentes, que alguien tomó, a juzgar por el tipo de emulsión en blanco y negro y por las transformaciones habidas en algunas de las sepulturas, allá por la década de 1960. Han pasado más de 50 años desde entonces. El fotógrafo, del que nada sé, recorrió el cementerio y fotografió los panteones, sepulturas y estatuas que más llamaron su atención. En algunos casos acertó de pleno en su elección, pues se trata de notables monumentos de estilo modernista. En otros, no tanto, los monumentos escogidos no tienen mucho interés artístico. En todo caso, se me ocurrió que podría acabar su trabajo de alguna manera, así que me fui yo también, una soleada y agradable mañana de otoño, a dicho cementerio. Lo recorrí tratando de localizar las sepulturas que había escogido mi antecesor. De las 52, pude encontrar 35. Anoté, entonces, los nombres de las personas que estaban allí enterradas, o al menos los apellidos de las familias, un total de 64. Durante unos días, he buscado referencias de aquellas personas, la mayoría muertas en la primera mitad del siglo XX, en enciclopedias, internet, etc. De todas, he encontrado referencias de algunas, cuyas pequeñas biografías irán apareciendo, junto a la foto de su sepultura, en este blog. Es la memoria efímera de los humanos, tan efímera, un nombre en un registro, una lápida en un cementerio olvidado que nadie visita. Es el olvido completo de las vidas extinguidas, tantas vidas extinguidas.”

 

Pues bien, el 14 de octubre de 2016 recibí un correo electrónico de Montserrat Oliva Andrés, a quien no conocía de nada:

 

“Buenas tardes:

Le escribo en relación al artículo sobre las fotografías del cementerio de Montjuïc.

Actualmente he presentado mi trabajo de fin de grado sobre escultura funeraria del cementerio de Montjuïc para la Universidad de Barcelona y le podría ayudar a identificar las fotografías que le faltan por localizar. Mi interés es vocacional.

Saludos.”

Cementerio-montjuic-prologo1

No me lo pensé mucho y le contesté a vuelta de correo:

 

“Hola, Montse.

Gracias por tu interés y tu correo.

No estaría mal identificar esas esculturas y añadir una segunda parte al foto-ensayo. De hecho, uno de mis propósitos al lanzar a la red estos escritos era provocar la respuesta de herederos o interesados en estos temas. Por mi parte, encantado de que me ayudes a localizar las sepulturas que en su día no pude hacer solo y, como digo, añadir nuevas entradas gracias a tu colaboración.

Seguimos en contacto y me dices cómo lo podemos hacer.

Un afectuoso saludo.”

 

Convinimos en que le mandara fotos de las sepulturas que no pude localizar, de las que ella identificó trece sin titubeos, demostrando su profundo conocimiento de dicho cementerio. De hecho, Montserrat Oliva Andrés es historiadora del arte por la Universidad de Barcelona, especializada en arte funerario catalán de finales del siglo XIX y principios del XX.

Llegados a este punto, la tarde del 19 de marzo de 2017 volví al cementerio para intentar localizar las sepulturas que me faltaban. Hice fotos de otras diez. Debe tenerse en cuenta que el cementerio es de grandes dimensiones, y la profusión de enterramientos hace bastante difícil localizarlos todos.

Cementerio-montjuic-prologo2

Por otro lado, he tenido la suerte de localizar el llamado “Catálogo de la serie S139. Obras y ornamentación de cementerios de Barcelona” (en adelante CS), editado en PDF por el Archivo Municipal Contemporáneo de Barcelona, que reúne los expedientes de la construcción de panteones, criptas, nichos y elementos decorativos arquitectónicos, decorativos, escultóricos y artísticos de los cementerios de Barcelona entre los años 1879 y 1977. De esta manera, he podido averiguar los nombres y apellidos de las personas que presentaban un expediente para la autorización de obras de construcción y reforma de determinados monumentos funerarios, lo que me ha permitido hallar datos de los enterrados.

De esta manera, puedo completar el antiguo foto-ensayo con otro nuevo, “Cementerio de Montjuïc 2”, que constará de dos bloques de entradas: las diez primeras surgen de la colaboración de Montserrat Oliva; las seis siguientes de la nueva investigación en el CS, que me ha permitido identificar a los ocupantes de los enterramientos que en 2010 no pude.

ARGUILAGA

Panteón de la familia Arguilaga y D’Angelo, situado en la vía Santa Eulalia, agrupación 3, n. º 104.

Cementerio-montjuic-arguilaga

Encuentro en la hemeroteca de La Vanguardia (LV en adelante), fuente de gran importancia para investigar sobre el cementerio, una nota del 31 de octubre de 1905 que dice lo siguiente:

 

“Durante el transcurso del presente año han sido importantes las obras que se han realizado en las necrópolis de esta ciudad… Notables por más de un concepto son las construcciones particulares que la piedad y el afecto han levantado en las diversas vías y agrupaciones de la necrópolis del S.O. (o cementerio de Montjuïc), mereciendo especial mención… El de doña Carlota Argilaga (sic), obra de J. Bruguera, construido por los señores Babot y Argelaguet.”

 

Podría tratarse de la sepultura de esta señora, a pesar de la diferencia de apellido, Arguilaga/Argilaga. En una necrológica del mismo diario de 4 de junio de 1903 se anuncia la muerte de su esposo, Francisco Jordana Santasussana. Quizá esta defunción le llevó a encargar el diseño del panteón familiar, ya que encuentro en el CS una solicitud de construcción de 21 de octubre de 1904. Su nombre completo fue Carlota Argilaga Pedret, de quien no encuentro nada más, como tampoco de su marido.

Cementerio-montjuic-arguilaga2

BUHIGAS

Panteón Buhigas, en la vía sant Oleguer, agrupación 5, n. º 139.

Cementerio-montjuic-buhigas

Señalado con un cartel de la ruta histórica que dice lo siguiente:

“Panteón Buhigas.

Escultores: Bechini.

Marmolistas. Serra-Figueras.

Maestro de obras: Joan Bruguera i Díaz.

1905.

Modernismo.”

 

Fue encargado por la viuda de Josep Buhigas, Clara Tamareu Solà (Mataró 1854-Barcelona 1938). Josep y Clara tuvieron 5 hijos: Teresa, José, Jaime, Eulalia e Isabel Buhigas Tamareu.

Puedo averiguar que Josep Buhigas era el dueño de la “casa comercial J. Buhigas”. Encuentro también referencias a la antigua fábrica Buigas (sic) i Samsó. De hecho, en la esquela de Dolors Samsó i Jacas, fallecida en 1933, aparecen su esposo, Josep Buhigas Tamareu, y Clara Tamareu, su madre política. Es probable que las familias Buhigas y Samsó concertaran el matrimonio entre Josep y Dolors. No es difícil imaginar las conversaciones entre los padres para planificar ese matrimonio, que también serviría para estrechar los vínculos mercantiles entre las familias, y la vida de los jóvenes Josep y Dolors en un entresuelo del Ensanche barcelonés. ¿Se amarían? ¿Qué tipo de vida llevaron?

La fábrica Buigas i Sansó, del sector textil y dedicada al blanqueo, tintes y aprestos, estuvo situada en un pasaje entre las calles Pere IV y Espronceda, y fue construida en 1889. Allí se llegó a teñir ropa para el ejército inglés durante la Primera Guerra Mundial. Actualmente solo queda la chimenea en el Parque Central de Poble Nou.

cementerio-montjuic-chimenea

Obtengo también algunos datos de los hijos del matrimonio:

Teresa (1874-1951), la hija mayor, se casó a su vez con Carlos Cortés Valls (1872-1954), y fue madre de Josep y Antonio Cortés Buhigas. Este último murió con un año en 1901. Josep se casó con Pilar Gubern Puig y tuvieron un hijo, Carlos Cortés Gubern, que vivió de 1930 a 2000.

Por su parte, Isabel (1893 -1980), casada con Francesc Guri Ribo (1890-1952), tuvo tres hijos, Francisco, Isabel y Carles Guri Buhigas.

Buscando estos nombres en internet encuentro:

A un José Cortés Buhigas que debió ser poeta y escritor, autor de varias obras: un poemario titulado “Céfiro”, editado en 1918; un libro titulado “Contes de vius i de morts”, editado por Proa en Barcelona en 1935; “Hores de claror”, poemario de 1935 editado por Llibreria Catalonia;

Cementerio-montjuic-hores-claror

el libro “Dos contes. La folguera dels sants. La porta tancada”, ilustrado por Roca-Sastre, de 1938, del que se editaron 99 ejemplares numerados; es autor, así mismo, de la letra de varias canciones del compositor Joan Altisent.

Cementerio-montjuic-poema

De Carlos Cortés Gubern encuentro una referencia en la web de la Fundación Pablo Iglesias. Miembro del movimiento socialista de Barcelona, fue detenido en 1953 en una redada que desarticuló la 7ª comisión ejecutiva del PSOE, y condenado a 6 años de prisión y multa de 25.000 pesetas.

Es posible que todos estos miembros de la familia estén enterrados en el panteón. ¿Seguirá en uso? ¿Continuarán depositando allí los sucesores los restos mortales de una familia que se ha ido extendiendo y ramificando con el paso de los años?

GRANELL

Hipogeo de la familia Granell Manresa, en la vía sant Josep, agrupación 2, n. º 2c.

Cementerio-montjuic-granell

Esta escultura, creo que de Llimona, está situada encima del hipogeo, cuya lápida tiene los nombres de dos de las personas aquí enterradas: Mercé Granell Manresa (26-12-1925) y Antonia Bartomeu Baró (10-09-1932).

Encuentro en LV la esquela de Mercé Granell Manresa, efectivamente muerta el 26 de diciembre de 1925. Entre sus allegados se menciona a Antonia Bartomeu, su hermano Jeroni Granell, y los hermanos políticos Josep y Elvira Bartomeu, además de otra parentela en genérico. Vivía en la calle Pau Clarís, 36, principal.

Parece ser que su hermana Teresa, muerta el 23 de mayo de 1915, estaba casada con Josep Bartomeu i Baró, hermano de Antonia. Aparecen en la esquela de esta última las razones sociales de dos empresas ligadas a la familia, BARTOMEU Y JANER y RIGALT, GRANELL Y CIA.

Bartomeu y Janer tenía su sede en la calle Sans, 44, Barcelona, y distribuía el “Jabón Sol”, del que encuentro este curioso anuncio en LV: era capaz de blanquear la piel de los niños negros.

Cementerio-montjuic-jabón-sol

Por otro lado, la empresa Rigalt, Granell y Cía fue mucho más importante y se dedicó a negocios de vidrios, cristales, vidrieras artísticas y grabados. El hermano de Mercé, Jeroni Granell i Manresa (Jerónimo en castellano), socio de la empresa, fue un arquitecto destacado a quien se deben diferentes casas en Barcelona, como las situadas en la calle Girona, 122, Mallorca, 184-188, Gran Vía, 582, o Roger de Lluria, 82-84. Otro de los socios, Josep Bartomeu i Baró, era hermano y cuñado de las enterradas en esta sepultura. La empresa tenía su sede en la calle Mallorca, 219, bajos.

Cementerio-montjuic-rigalt-granell-cia

De la importancia de esta empresa da fe este breve artículo de Nuria Gil Farré editado en el blog “DeModernismo”, que dedicó su tesis doctoral a Rigalt, Granell & Cía.:

 

“Entre los diferentes talleres de vidrieros que surgieron en Cataluña a finales del siglo XIX y principios del XX, uno de los principales que hay que resaltar, por la magnitud de su obra y por la gran calidad técnica de sus piezas, es el taller Rigalt, Granell & Cía. Gracias a la dirección artística del vidriero Antoni Rigalt i Blanch, se puede equiparar con los grandes talleres que estaban vigentes en ese momento tanto en Francia, Inglaterra como Alemania.

La empresa se puso en funcionamiento en 1890 con el nombre comercial de Antoni Rigalt y Cía, posteriormente del 1903 y hasta 1923 pasará a nombrarse Rigalt, Granell & Cia. Los socios de esta empresa eran Antoni Rigalt i Blanch, Jerónimo F. Granell i Manresa i Josep Bartomeu i Baró.  El primero, Antoni Rigalt, que era el artista-artesano de la empresa, se formó en la Lonja como dibujante. Como vidriero ya había trabajado con obras importantes antes de asociarse con Granell y Bartomeu, de hecho ya era colaborador habitual en las obras del arquitecto Lluís Domènech i Montaner. Jeroni F. Granell i Manresa era arquitecto y compaginaba su carrera con la empresa de vidrieras, de la que en un principio era socio inversor pero a la que poco a poco se fue vinculando más, hasta que en 1914, a la muerte de Rigalt, se hará cargo de la empresa abandonando incluso su trabajo como arquitecto. Aunque la mayoría de las obras salidas de este taller eran encargos para edificios de la ciudad de Barcelona, también reciben pedidos para el resto de Cataluña, algunas por diferentes lugares de España e incluso para el extranjero, sobre todo para Sudamérica. Colaboraron con los arquitectos y artistas más exitosos del modernismo. Algunas de sus obras más conocidas son el vitrales del Palau de la Música, el Hospital de la Santa Cruz y San Pablo, la casa Garriga Nogués, la casa Lleó Morera (fotografía de abajo), o la casa Comalat, entre muchas otras.”

Cementerio-montjuic-lleo-morera

Según la enciclopedia Espasa, Antoni Rigalt fue corresponsal artístico de la “Ilustración Española y Americana”, profesor de dibujo de la Escuela de Sordomudos y profesor auxiliar de la Escuela de Bellas Artes, ambas en Barcelona, así como académico de la Real de Ciencias y Artes. En la Exposición Universal de Barcelona de 1888 obtuvo medalla de oro.

Posteriormente, en 1922, ya muerto Antonio Rigalt, su hermano Luis y Jeroni Granell se separaron para formar sendas empresas, Granell y Cía y Rigalt y Balbuena.

Cementerio-montjuic-granell-cia
Cementerio-montjuic-rigalt-balbuena

Entonces, una sepultura que contiene los restos mortales de dos mujeres directamente ligadas a una importante empresa del modernismo catalán. ¿Estarán enterrados aquí también Jeroni Granell i Manresa y Josep Bartomeu i Baró?

GRATACÓS

Tumbas menores de la familia Gratacós, vía san Jordi, agrupación 7, n. º 198-199.

Slide parallax image
Slide parallax image

Si deslizas la línea verde puedes ver la sepultura en 1960 ó 2017

Puedo averiguar, gracias al CS, que los propietarios de la sepultura fueron Arquímedes y Agustín Gratacós. Solicitaron la construcción de su tumba el 29 de noviembre de 1934.

Arquímedes Gratacós (1895-1968), que vivía en la calle La Bisbal, 7, del barrio del Guinardó, Barcelona, donde también murió, fue un médico muy conocido en ese barrio. A pesar de que no tenía consulta allí, sino en el centro de Barcelona, cuando terminaba sus obligaciones profesionales solía acercarse para atender a los vecinos que demandaban su ayuda, tuvieran estos recursos suficientes para pagar sus honorarios o no, que a veces se hacían efectivos en especie. Fue un republicano convencido y presidente del Mas Ginardó, asociación de propietarios y lugar emblemático del barrio, al que da nombre, y cuyos orígenes se remontan al siglo XV. Desde allí, se ve una vista fantástica de toda la ciudad de Barcelona.

Cementerio-montjuic-gratacos-ginardo

Navegando en internet, encuentro la esquela del niño Marcel Gratacós i Abella, hijo de Arquímedes y Carmen, que murió el 23 de enero de 1934, dando pie a que su padre encargara estas tumbas menores, de las que sin duda fue el primer ocupante.

Sin embargo, lo que es llamativo en este caso es el cambio de emplazamiento de la escultura. En los años sesenta de la foto en blanco y negro se ve un fondo de hipogeos. En la que hice yo, se ve con claridad que ha sido trasladada a otro lugar, pues al tomar la foto desde el mismo ángulo lo que se ve es una grúa del puerto de Barcelona y el mar Mediterráneo. Esto me lleva a hacerme algunas preguntas: ¿trasladaron de sitio las tumbas de la familia Gratacós?; ¿es esta escultura una copia?; ¿o provenía de otro enterramiento?; ¿existía un mercado de segunda mano de esculturas funerarias para el caso de que terminara una concesión y nadie las reclamara?

POMÉS

Panteón de la familia Pomés Casas, vía sant Joan, agrupación 9, n. º 112.

Cementerio-montjuic-pomes

En la Gaceta Municipal de Barcelona de 19 de septiembre de 1918 encuentro esta concesión de permiso para Eloy Pomés Casas:

 

“COMISIÓN ESPECIAL DE CEMENTERIOS. Dos dictámenes concediendo los siguientes per­misos: a D. Eloy Pomés y Casas, para construir una acera alrededor del solar de su propiedad, de la vía de San Juan Bautista, agrupación 9 del Cementerio del Sud-Oeste, de su­perficie 4’13 metros cuadrados, con la condición de que sea ejecutada con piedra de Montjuïc, pactándose la concesión a precario, o sea sin que en ningún tiempo pueda el interesado alegar de­recho alguno sobre la propiedad del terreno ocu­pado del cual podrá usar libremente la Administración para los fines que le convenga, pues se sobrentiende que, una vez terminada la acera, pasa a ser propiedad del Ayuntamiento como dueño que es del terreno en que se construye, debiendo satisfacer 17′ 52 pesetas por derechos de permiso y ejecutar los trabajos bajo la inspección e inmediata vigilancia de la Sección facul­tativa, a la que deberá dar conocimiento el inte­resado del día de su comienzo y del de su termina­ción.”

En LV aparece, el día 7 de mayo de 1931, una mención a este hombre, entre otros, por hacer un donativo de 150 pesetas para los obreros en paro forzoso. Y en la gaceta de Figueras titulada “La Defensa”, aparece en una lista de mozos sorteados para el reemplazo del servicio militar.

También encuentro un anuncio en “El Mundo deportivo” del negocio que tenía este señor, “La Favorita”:

Cementerio-montjuic-pomes2

RIVA

Panteón de la familia Riva, vía santa Eulalia, agrupación 3, n. º 7.

Cementerio-montjuic-riva

Es una de las sepulturas marcadas en la ruta histórica del cementerio. En la placa se puede leer lo siguiente:

 

“Panteón de la Riva.

Arquitecto: Antonio M. Gallissà i Soqué.

Escultor: Eusebi Arnau i Mascort.

Escultura decorativa: Germans Jujol.

Forja: Esteve Andorrà, Francesc Tiestos.

1894.

Neogótico.”

Buscando por internet encuentro muchas incongruencias, puesto que unas veces se le llama “panteón de la Riva” y otras “panteón García de la Riva”. Luego hay confusión entre los nombres de los propietarios, que aparecen como Enric y Victoria de la Riva, dando a entender que se trataba de matrimonio o de una pareja de hermanos, o como Enric y Victorià de la Riva, en español Victoriano. Entonces, no sé si se trata de una mujer o de un hombre, ni los apellidos reales.

Parece ser que la familia convocó un concurso de proyectos, que fue ganado por Antoni María de Gallissà, que lo construyó en 1894, teniendo la curiosa particularidad de poseer un ascensor interno para descender a la cripta. ¿Seguirá funcionando? ¿Cuántas veces se utilizó?

También encuentro noticias contradictorias sobre la posible casa de la Riva que la familia tenía en el Ensanche. Según leo, fue construida también por Gallissà. Sin embargo, las dos casas de la Riva que hay en Barcelona, en Ali Bei, 1, y Girona 4, juntas las dos, son de Enric Sagnier.

SOLSONA

Panteón de la familia Solsona, vía santa Eulalia, agrupación 3, n. º 53.

Cementerio-montjuic-solsona

En el CS encuentro la referencia al proyecto presentado para este panteón, propiedad de J. Solsona i Mas.

Y en el diario LV encuentro varias esquelas que podrían, y digo solo “podrían”, pertenecer a personas aquí enterradas, como esta de 16 de noviembre de 1933, que anuncia la muerte, sucedida el 14 de noviembre anterior, de Josepa Solsona i Mas:

Cementerio-montjuic-solsona2

Era viuda, en primeras nupcias, de Serafí Carrer i Manegat y, en segundas, de Marius Piqué i Plá, muerto el 25-02-24:

Cementerio-montjuic-solsona3

Encuentro también la esquela de Petra Sánchez Vadillo i Cánovas, mujer del hijo adoptivo de Josepa, Marius Piqué i Medina.

Cementerio-montjuic-solsona4

Sin embargo, de estas personas no es posible encontrar otros datos en internet, además de no tener claro que sean los ocupantes del panteón.

VICENS

Panteón de la familia Vicens Gassol, vía sant Josep, agrupación 4, letra D.

Slide parallax image
Slide parallax image

No encuentro nada sobre este panteón, tampoco en el CS.

Sin embargo, aprovecho la fotografía de los años 60 y la que yo hice para poner de manifiesto el deterioro que sufre el cementerio. Si se desliza la barra verde, se puede apreciar perfectamente la caída de las columnas que marcan el perímetro superior de la sepultura.

Me pregunto por qué no se restauran estos panteones tan singulares. Quizá el problema radique en que se trata propiedades privadas en un espacio público y que los responsables de su mantenimiento deben ser los sucesores de los aquí enterrados. ¿Debería intervenir la administración para preservar las mejores sepulturas, como patrimonio histórico artístico de singular valor? ¿O debería obligar a los particulares a hacerlo?

Poco a poco, estas notables sepulturas se irán degradando. La memoria que cobijan, tan limitada, tiene los días contados.

VILLALONGA

Panteón de la familia Villalonga Casañes, vía sant Oleguer, agrupción 5, n. º 46.

Cementerio-montjuic-villalonga

De nuevo gracias al CS me entero de que este panteón (y una parcela más de terreno) fue adquirido por Josep Villalonga i Casañés el 12 de febrero de 1932 con la intención de reformarlo y ampliarlo.

Se da la circunstancia de que el arquitecto encargado del proyecto, su hermano Ignasi Villalonga i Casañés (1887-1970) fue un profesional de cierto renombre que pasó a la historia por un trágico suceso. Su carrera se desarrolló principalmente en Lérida, habiendo ocupado el cargo de arquitecto municipal de los municipios de Balaguer y Tárrega, y de la Diputación de Lérida. Fue autor de numerosos proyectos de arquitectura escolar. En 1919 fue nombrado académico de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y miembro de la Comisión Provincial de Monumentos Histórico-artísticos de Lérida

Construyó numerosas escuelas, como las de Sidamón, Vilosell, Balaguer, Cervera, Àger, Alcarrás, Broges Blanques y otros.

Fue miembro de la junta de gobierno del Colegio de Arquitectos de Barcelona y del GATCPAC, el célebre Grup d’Arquitectes i Tècnics Catalans per al Progrés de l’Arquitectura Contemporània, entre el 5 de julio de 1934 al 14 de febrero de 1935. El GATCPAC promovió, desde su fundación en Barcelona en 1929, la arquitectura racionalista.

Pero si ha pasado por algo a la historia es por la tragedia del cine ERSA de Balaguer, ocurrida el 7 de abril de 1963. Al parecer, aquel día, Domingo de Ramos, proyectaban en dicho cine las películas Las minas del Rey Salomón y Un paso al frente, en la típica sesión doble de aquellos años, lo que sin duda contribuyó a que se llenaran, en esa jornada festiva, las setecientas localidades con que contaba la sala. Al poco de comenzar las proyecciones, cuatro filas de butacas del anfiteatro se desplomaron desde una altura de seis metros sobre el patio de butacas, provocando la muerte de 6 personas y heridas de diferente consideración a 145 más. Fue una conmoción tanto en Balaguer como en Lérida y en todo el país, llenado titulares de la prensa. En LV encuentro los nombres de 5 de los fallecidos: Antonio Rodríguez San José, de 50 años y administrador de Correos; Antonia Morelló; Trinidad Sol Caelles, de 35 años; el niño José María Puig Fontelles, de 13; Pedro Miranda Estrada, de 43.

Cementerio-montjuic-balagueralaguer

Ignasi Villalonga fue, en su etapa como arquitecto municipal de Balaguer, el responsable del proyecto de remodelación del edificio, por lo que fue juzgado y condenado en la Audiencia Provincial de Lérida, como autor de un delito de imprudencia simple, a 6 meses de arresto mayor, costos e indemnizaciones.

FRANCESES

Monumento a los muertos por Francia en la Primera Guerra Mundial (PGM), vía sant Jaume, agrupación 8, n. º 19, también llamado Panteón de los franceses.

Cementerio-montjuic-franceses

Señalado en la ruta histórica del cementerio, fue construido en 1925 por Gustave Violet, escultor francés, también combatiente en la PGM. Es un monolito de cinco metros de altura que fue sufragado por una asociación de antiguos combatientes franceses radicada en Barcelona. En el año 2001 se añadió una placa en honor de los caídos en la Segunda Guerra Mundial (SGM), mucho menos numerosos.

En este caso, queda constancia de las personas homenajeadas aquí gracias a la relación de nombres esculpida sobre el monolito, tanto de los fallecidos en la PGM como en la SGM. Dejo constancia de ello con estas fotografías de detalle.

Cementerio-montjuic-pgm1
Cementerio-montjuic-pgm2
Cementerio-montjuic-pgm3
Cementerio-montjuic-sgm

Hago el intento de introducir los primeros nombres de los soldados franceses en Google pero no obtengo ningún resultado, por lo que abandono pronto esta tarea de identificación más detallada. En todo caso, en este lugar no hay ningún cuerpo, los de esos soldados debieron pudrirse sobre los campos de batalla o en cementerios improvisados.

MACIÀ

Panteón de la familia de Carmen Macià, viuda de Serrat, vía sant Oleguer, 65, agrupación 5.

Cementerio-montjuic-macia

Carmen Macià, viuda de Serrat, como viene inscrito en la sepultura, o de Serra, tal y como se recoge en el CS, solicitó en 1905 añadir cuatro pilares y una cadena a la sepultura familiar. Pero nada puedo encontrar sobre estas dos personas, a quienes supongo bien acompañadas por hijos, nietos y demás parentela anónima.

Sería posible hacer una consulta de los registros del cementerio, pero al ser manuales y no estar digitalizados esta consulta lleva una tasa por año, así que resulta inviable dirigir recursos a tal fin.

Por otro lado, este panteón tiene su interés por deberse la escultura de la foto a Enric Clarasó i Daudí, sin duda mi artista favorito del cementerio. Clarasó (1857-1941), amigo de Rusiñol y Casas, cofundador del museo Cau Ferrat de Sitges, se decantó pronto por el modernismo y el estudio de la figura femenina, como prueban algunas de sus obras diseminadas por el cementerio, como este caso, o el de la familia Brutau. A mi modo de ver, se trata de un tratamiento muy naturalista de la figura femenina que, en el contexto del cementerio, parece una exaltación de la resurrección y la vida. Con su obra Memento homo, ya comentada en el foto-ensayo anterior, ganó la medalla de oro de la Exposición de París de 1900.

SEDÓ

Panteón de Salvador Sedó y Dorotea Jaumandreu, vía sant Josep, 43, agrupación 9.

Cementerio-montjuic-sedo

Según el CS, la viuda de Salvador Sedó, Dorotea Jaumandreu, solicitó en marzo de 1912 permiso para la construcción de este panteón-cueva o hipogeo. De ella no encuentro nada, pero sí de un Salvador Sedó Llagostera nacido en Reus, cónsul de Perú en esa localidad y colaborador asiduo de varios diarios de la época, además de LV, como “La tarde”, de Tarragona, o “Diario de Reus”, también en revistas como “Letras regionales”. De su pluma salieron artículos como “La otra Sevilla, la monumental”, “La catedral de Tarragona”, “Del monasterio de Poblet”, “La lonja de Valencia”, “La mezquita de Córdoba”, editados entre los años 1926 y 1928. No es raro, entonces, que a su talento se debiera también el libro “Joyas arquitectónicas de España”, que es mencionado en uno de sus artículos, aunque no me consta que llegara a editarse. Es posible que compaginara su afición literaria con el trabajo en una agencia de seguros en Reus, pues me consta que era agente en esa localidad de “La Equitativa”, y que tenía oficina en la Rambla de santa Anna, 39, 1º.

Sin embargo, no tengo la certeza absoluta que este Salvador Sedó vecino de Reus, agente de seguros y escritor, sea la persona que está enterrada en el panteón.

PUIGVENTÓS

Panteón de la familia Puigventós, vía sant Oleguer, 155, agrupación 5.

Cementerio-montjuic-puigventos

En el CS encuentro la solicitud de construcción que presenta Joan Puigventós i Vivet para el panteón de la foto, obra del arquitecto Josep Domènech i Estapà.

Según me cuenta Montserrat Oliva Andrés, de este panteón solo se conserva la escultura, el ángel con el niño en su brazo, recolocada en el panteón de la familia Surroca, de la vía santa Eulalia, 2, agrupación 2. Es curioso este mercado de obras funerarias de segunda mano. ¿Se desmanteló la sepultura de la familia Puigventós? ¿No era una propiedad vitalicia? ¿Qué se hizo de los restos mortales de las personas allí enterradas, si es que quedaba algo? ¿Llevarlos a la fosa común? ¿Y el resto del panteón, fue aprovechado también en la construcción de otras sepulturas, como se aprovechó el ángel para el panteón de la familia Surroca?

Solo encuentro en la red la referencia a una masía situada en la carretera de la Rabassada, km. 8,5, Sant Cugat del Vallés, Mas Puigventós, construida en 1896 en estilo ecléctico y con influencias modernistas. Actualmente está abandonada. Al parecer, destaca un ombú monumental de su jardín. Pero no sé si tiene algo que ver con el dueño del panteón de la fotografía.

Cementerio-montjuic-puigventos2

FORNELL

Panteón Fornell Torrabadella, vía santa Eulalia, 44, agrupación 3.

Cementerio-montjuic-fornell

Manuela Torrabadella, viuda de Juan Fornell i Batllaura, solicitó hacer reformas en el panteón el año 1903. En el diario LV encuentro las esquelas de su cuñada (fallecida en fecha tan lejana como 1809) y de su marido (muerto el 3 de marzo de 1893).

Cementerio-montjuic-fornell2
Cementerio-montjuic-fornell3

Es curiosa la interjección de esta última esquela, que anuncia la muerte de Juan Fornell, “¡Ha fallecido!”, como si fuera inesperada, como casi siempre lo es la muerte, quizá porque le sorprendió muy joven o de forma accidental.

En todo caso, en LV también encuentro un par de referencias a los hermanos Juan y Ramón Fornell y Batllaura, que se debieron dedicar a los negocios bancarios, pues el primero debió trabajar en la sucursal de Barcelona del Banco de España, a juzgar por el pésame manifestado por esta institución, y el segundo en el Banco Nacional de Fomento, del que fue miembro de su Junta de Gobierno.

Parece ser que Juan compró en 1869 la llamada Torre Gaetana o Cayetana, una masía situada en el paraje Sesgates de sant Feliu de Alella, en la comarca del Maresme, y de la que hay datos de fecha tan temprana como 1477.

Los propietarios de estos majestuosos panteones de la parte vieja y monumental del cementerio, miembros de la alta burguesía de finales del siglo XIX y principios del XX, eran también los dueños de importantes pisos en el Ensanche barcelonés y de masías de recreo en sus inmediaciones, como ha quedado patente en algunas de las entradas de este foto-ensayo.

Cementerio-montjuic-fornell-gaetana

ESPASA

Doble panteón de Luis Espasa y familia, vía sant Francesc, 35 y 35 bis, agrupación 9.

Cementerio-montjuic-espasa

Panteón donde están depositados los restos mortales de los hermanos Joan y Lluis Espasa i Escayola, hijos del fundador de la editorial Espasa, José Espasa Anguera, que empezó a trabajar en el mundo del libro hacia 1860 con una pequeña distribuidora que compró en Barcelona. Entre 1881 y 1887, la editorial fue creciendo gracias a su asociación con su cuñado Manuel Salvat, otro apellido ilustre de la edición catalana. En 1908 se convirtió en “José Espasa e hijos”, cuando entraron en la sociedad sus tres hijos: José, ingeniero industrial, nacido el 27 de octubre de 1873; Juan, médico, nacido el 1º de abril de 1875; y Luis, abogado, nacido el 4 de diciembre de 1876, nombre con el que funcionó la editorial hasta la muerte de su fundador el 4 de julio de 1911.

Como es sabido, el mayor de los proyectos en los que se embarcó la editorial en el arranque del siglo XX fue la “Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo Americana”, que empezó a comercializarse en 1907, y que consta de 70 volúmenes editados en 72 tomos (1907-1930), 10 apéndices (1933) y 33 suplementos editados entre 1934 y 2002, fecha en que se interrumpió esta obra monumental.

Cementerio-montjuic-espasa2

Tengo que decir que soy propietario de los 115 tomos de esta enciclopedia, que ocupan una gran estantería que tuve que encargar ex profeso, y que no pocas veces he consultado para redactar las entradas de los dos foto-ensayos sobre el Cementerio de Montjuïc.

Como no podía ser de otra forma, la enciclopedia dedica un artículo a la casa editorial. Por este me entero de algunas curiosidades: el fundador, José Espasa Anguera, trabajó como peón en el derribo de las murallas de Barcelona; en 1860 estableció por su cuenta un “modesto centro de subscripciones”, después de haber subido a todos los pisos de Barcelona para proponerlas; la empresa inició su actividad en la calle Robadors, en el Rabal, con una máquina movida a mano…

Cementerio-montjuic-espasa3

Hasta el momento, esta es la única fotografía que he conseguido de personas sepultadas en las sepulturas seleccionadas por azar para estos foto-ensayos.

SEVILLA

Panteón de Eduard Sevilla i Montoliu Coromina, vía sant Oleguer, 33, agrupación 5.

Cementerio-montjuic-sevilla

Eduard Sevilla solicitó construir su panteón en enero de 1906, diseñado por Leandro Albareda. Más adelante, en septiembre de 1912, Joan Boada Camps solicitó permiso para hacer reparaciones.

De Eduard Sevilla solo encuentro una referencia en internet: fue cónsul honorario de España en la ciudad norteamericana de Galveston, Texas, al menos en julio de 1919. Hay también numerosas referencias a un tal Eduardo Sevilla, capitán de buques de pasajeros, pero no tengo la certeza de que se trate de la misma persona.

Cementerio-montjuic-sevilla2

De quien sí consigo más datos es de Joan Boada Camps, secretario de cámara y gobierno del obispado de Barcelona en 1921 que fue nombrado canónigo en septiembre de 1926, acto del que da cumplida cuenta LV.

Cementerio-montjuic-sevilla3
Cementerio-montjuic-sevilla4

Este Boada fue también un prolijo autor de obras piadosas, como “El derecho canónico en Cataluña”, o las obras relacionadas con la obra y milagros de la madre Rafols, heroína de los Sitios de Zaragoza, sobre la que escribió “Revelaciones del Sagrado Corazón de Jesús a la Madre Rafols” y “Los crucifijos y las profecías de la Madre Rafols”.

Sin embargo, de este panteón me parece lo más destacable que las vidrieras que lo adornan se debieran a la empresa Rigalt i Granell, que ya ha salido en este mismo foto-ensayo a propósito de los comentarios vertidos sobre el panteón Granell.

Cementerio-montjuic-sevilla5

Rigalt i Granell también son los responsables de las vidrieras de otros panteones en este cementerio, como el de la familia Gurino, los hermanos Collaso y Gil, Leandra Albareda, José Olano e Iriondo, o María Felicia Casas Amorós

Restos mortales y obras del ingenio conviviendo en el mismo espacio. Es posible que algunos de los arquitectos, aparejadores, escultores o artesanos que intervinieron en las sepulturas del cementerio estén enterrados también en Montjuïc…

BRUTAU

Cementerio-montjuic-brutau

Para terminar, quiero hablar de nuevo de la que me parece la más bella escultura del cementerio, de Clarassó. La sepultura de la familia Brutau me dio mucho juego en el foto-ensayo anterior, ya que pude contactar con dos descendientes de la familia (os remito a ese otro foto-ensayo, “Cementerio de Montjuïc”). Montserrat, no obstante, añade por su parte algunos detalles más sobre esta sepultura.

Por cierto, conociendo vuestro interés por el panteón Brutau te envió el proyecto original del panteón (pertenece al Arxiu Municipal Contemporani de Barcelona, número de expediente 11609). Se puede ver el cuervo que estaba en los pies de la escultura.

http://w151.bcn.cat/opac/doc?q=Brutau+cementiri&start=0&rows=1&sort=msstored_fld81%20asc&fq=mssearch_doctype&fv=*&fq=media&fv=*

También hay una publicación de la Ilustración artística (“Resurrección”, La Ilustración Artística, número 1727, Barcelona, 1 de febrero de 1915, p.3), donde se puede observar que en su proyecto original la escultura mostraba los senos. Es posible que los propietarios pensaran que era poco decoroso para estar expuesta en un cementerio e hicieron cambiar el diseño al escultor.

Cementerio-montjuic-brutau2